Gerrard no quiere lágrimas en despedida de Anfield

El capitán del Liverpool jugará el sábado su último partido en Anfield, casa de los 'reds', para este duelo, Gerrard se enfoca en ganar y llevarse un buen recuerdo, más que en llorar al despedirse 


Steven Gerrard es muy querido entre la afición del Liverpool
Steven Gerrard es muy querido entre la afición del Liverpool (AP )

Liverpool, Inglaterra

El emblemático capitán del Liverpool, Steven Gerrard, desea evitar las lágrimas el sábado en su despedida de Anfield Road.

"El plan es evitar las lágrimas. Quiero ganar y finalizar por lo alto en Anfield", señaló hoy el futbolista de cara al duelo ante el Crystal Palace por la penúltima fecha de la Premier League, que marcará la despedida frente a su público.

Gerrard, que cumple 35 años a fin de mes, dejará el Liverpool al final de la temporada para jugar por Los Angeles Galaxy en la Major League Soccer (MLS) de los Estados Unidos.

Pese a que intentará enfocarse en el juego, Gerrard admitió hoy en rueda de prensa que el choque del sábado tendrá una gran carga emotiva.

"Temía llegar a este momento porque lo voy a echar mucho de menos. Será emocionante, no hay manera de evitarlo. Estoy orgulloso de lo que he logrado y todos los grandes recuerdos", afirmó el legendario mediocampista "red".

Gerrard, que jugó toda su carrera en el Liverpool, vistió la camiseta de su equipo en 708 ocasiones y obtuvo numerosos títulos, incluyendo una Liga de Campeones, dos Copas Inglesas, tres Copas de la Liga y una Copa UEFA.

"Soñé con jugar en este club desde niño. Si alguien me hubiera dicho cuando tenía ocho años que iba a jugar 708 partidos y ganar títulos... aún con los buenos y malos momentos lo hubiera tomado", afirmó.

Tras el choque ante el Crystal Palace, Gerrard tendrá un último encuentro ante el Stoke City como visitante y el futbolista aseguró que no se lo quiere perder.

"Quiero jugar todos los minutos posibles. Quiero decir adiós a todos en Anfield, pero también estar involucrado contra el Stoke", señaló.

El internacional inglés, que anunció su retiro de la selección tras el Mundial de Brasil 2014, tendrá un contrato de 18 meses en Los Angeles Galaxy. Luego de su experiencia en Estados Unidos, se espera que regrese al club de toda su vida con algún cargo directivo.