Ancelotti unió el vestidor en el Real Madrid, según Sergio Ramos

El defensa merengue resaltó la labor del italiano para reparar el vestuario blanco que había quedado dañado con Mourinho

Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo
Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo (AP)

Ciudad de México

El gran mérito de Carlo Ancelotti desde que llegó al Real Madrid, según Sergio Ramos, fue haber arreglado un vestuario que había quedado destrozado tras el paso de José Mourinho.

El defensor no mencionó al técnico portugués durante una entrevista con el programa "El Larguero" reproducida el lunes por Europa Press, pero dio la impresión de que aludía a él cuando dijo que el estratega italiano "ha hecho un trabajo increíble en el vestuario".

Con Ancelotti, agregó, "Real Madrid ha recuperado esa imagen y alegría que llevaba transmitiendo tantísimos años donde siempre agradaba y la cara más amigable es la del míster".

"La llegada de Ancelotti ha sido muy buena para la entidad del Real Madrid", insistió el emblemático zaguero, que a los 28 años ya tiene 300 partidos sobre sus espaldas con la casaca blanca.

La llegada de Ancelotti el año pasado puso fin a tres tormentosos años con Mourinho en el timón, en los escasearon los títulos y se vivió un ambiente muy pesado en el vestuario, sobre todo desde que mandó al banco a otro histórico, el arquero y capitán Iker Casillas.

Mourinho se caracterizó por hacer declaraciones polémicas e incluso criticó públicamente a sus jugadores.

El club necesitaba "una persona que entienda a los jugadores y eso Ancelotti lo sabe a la perfección", de acuerdo con Sergio Ramos. "(Ancelotti) Ha sido futbolista y se pone en la piel del jugador. Sabe manejar un vestuario y en qué situación te tiene que decir algo delante de alguien o a solas", subrayó. "Es único y está haciendo un trabajo fantástico".

De la mano de Ancelotti, Real Madrid ganó este año la Copa del Rey, venciendo 2-1 a Barcelona en la final; la Supercopa de España, la Liga de Campeones, la Copa Mundial de Clubes, en la que Sergio Ramos fue el elegido el mejor jugador del torneo tras anotar goles tanto en la semifinal contra Cruz Azul como en la final ante San Lorenzo.

El zaguero dijo que ante Cruz Azul sufrió una "rotura de grado 2 en el obturador externo" y que le recomendaron que se tomase tres semanas de descanso, pero insistió en jugar porque "era un partido muy especial para mí. Una final de la Intercontinental (el nombre antiguo del trofeo) no se juega todos los días y era el único título que me faltaba".

Los médicos le dijeron que se podía agravar la lesión, pero que "si no hacía un movimiento raro podría aguantar 70 u 80 minutos".

"Aposté y puse toda la carne en el asador y ha salido bien, pero podía haber salido mal", añadió.