Rousseff rechaza que Brasil haya sobornado a FIFA para recibir Mundial

La mandataria opinó que frente a las sospechas de irregularidades en el organismo rector, todos los Mundiales deben ser investigados.

Estadio Maracaná
Estadio Maracaná (Especial )

SAO PAULO, Brasil

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, rechazó que su país haya pagado sobornos a la FIFA para organizar el Mundial de Brasil 2014.

"Brasil no es cualquier país en materia de fútbol. No necesitamos pagarle a nadie para traer la Copa, que fue la más lucrativa de la que se tiene noticia", dijo la presidenta en declaraciones que divulga hoy el diario "O Estado de Sao Paulo".

"No veo motivos", dijo la mandataria al comentar la hipótesis de que Brasil 2014 se vea afectado por las denuncias de que el organismo rector recibió sobornos para elegir las sedes de los Mundiales.

Sin embargo, opinó que frente a las sospechas de irregularidades en el organismo rector, todos los Mundiales deben ser investigados.

"Hay que investigar todas las derivaciones y las relaciones entre la FIFA y todos los Mundiales, sin excepción", afirmó.

Rousseff defendió además que se investigue, si es necesario, a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), cuyo ex presidente Jose Maria Marin es uno de los altos dirigentes de FIFA presos en Suiza acusados de delitos de corrupción.

Las sospechas que pesan sobre Marin también pueden alcanzar a su sucesor y ex vicepresidente, Marco Polo Del Nero, aunque éste no fue imputado por el momento.

"Si hay problemas en la CBF, (o) en la FIFA, que comiencen a ser investigados. Quien tenga que ser sancionado, que lo sea. Y que se establezca de forma clara que estos organismos tienen que ser transparentes y rendir cuentas, porque manejan un volumen grande de dinero", afirmó.