Roma asegura su plaza de Champions

El argentino Juan Iturbe abrió el marcador para los visitantes a los 73 minutos, pero el reserva serbio Filip Djordjevic empató a los 82' para la Lazio. Sin embargo, tres minutos más tarde, el francés Mapou Yanga-Mbiwa selló la victoria

Mapou Yanga-Mbiwa celebra el gol del triunfo
Mapou Yanga-Mbiwa celebra el gol del triunfo (Reuters )

ROMA, Italia

La Roma se aseguró la plaza directa para la Liga de Campeones al derrotar hoy por 2-1 a la Lazio en el clásico romano que cerró la jornada 37 de la Liga italiana de futbol.

El argentino Juan Iturbe abrió el marcador para los visitantes a los 73 minutos, pero el reserva serbio Filip Djordjevic empató a los 82' para la Lazio. Sin embargo, tres minutos más tarde, el francés Mapou Yanga-Mbiwa selló la victoria y la clasificación para el conjunto de Rudi Garcia.

El clásico romano fue muy tenso, ya que ambos se jugaban la plaza directa para la próxima Champions. Con un punto de ventaja, a la Roma le alcanzaba con un empate para mantener su diferencia a falta de una jornada, mientras que la Lazio necesitaba el triunfo para recuperar el segundo lugar.

Todo era parejo y muy luchado hasta la recta final del partido, cuando los visitantes abrieron el marcador a través de Iturbe, que recibió un centro bajo del colombiano Víctor Ibarbo y venció al arquero Federico Marchetti con un toque corto.

La Lazio reaccionó y llegó al empate nueve minutos después con el ingresado Djordjevic, que cabeceó al gol una pelota que le bajó, también de cabeza, el alemán Miroslav Klose, tras un centro del brasileño Felipe Anderson.

A esa altura, el conjunto de Stefano Pioli había perdido al argentino Lucas Biglia, que salió lesionado con un fuerte golpe en la cabeza tras chocar con José Holebas.

Parecía que el derbi iba camino al empate, pero Yanga-Mbiwa desvió de cabeza un tiro libre del bosnio Miralem Pjanic para colocar el balón lejos de Marchetti y decretar el triunfo de la Roma.

Con la victoria, el conjunto de García llegó a los 70 puntos y se tornó inalcanzable para su rival, que quedó con 66 a falta de una jornada.