Rey del futbol

Cristiano Ronaldo ganó su segundo Balón de Oro, en 2008 lo conquistó con Manchester United; ayer subió al escenario con su hijo, apenas habló y lloró.

Madrid, España

El Palacio de Congresos de Zúrich, que contempló la coronación de Cristiano Ronaldo, anunciado por Pelé como Balón de Oro 2013, testificó como en pocas ocasiones un derroche de emociones que alteraron la habitual frialdad de un acto poco dado a situaciones al margen de un guión marcado.

El trayecto fijado para el desarrollo de la ceremonia se humanizó con tributos emotivos como el que recibió el legendario Eusebio, fallecido el 5 de enero o las lágrimas que dejaron en el escenario el histórico Pelé y, sobre todo, el premiado Cristiano Ronaldo.

Toda la conmoción quedó para el final de un acto que transcurrió según lo establecido. Sin salidas de tono y con aspecto pomposo. Con elegancia. Tanto por parte de los nominados como de los asistentes. Espectadores en el patio de butacas.

Sobresalió el modelo elegido por Leo Messi. Suele llamar la atención la indumentaria del argentino, empeñado en que sus trajes no pasen inadvertido. Convertido este aspecto ya en uno de los alicientes de la gala, no decepcionó en esta ocasión.

Messi apareció con un traje color berenjena que sobresalió a la sobria elegancia que mostraron tanto Franck Ribéry como Cristiano Ronaldo, ataviados con traje oscuro.

La vestimenta del argentino acaparó comentarios, aunque luego pasaron a un segundo plano cuando la emoción se instaló en el escenario.

Hubo respeto a la figura de Eusébio, a la que también recordó Cristiano Ronaldo con el trofeo ya en mano. Y especialmente silencio cuando el exjugador brasileño Pelé fue incapaz de evitar las lágrimas cuando recibió el primer Balón de Oro, Premio de Honor de la FIFA, que reconoció toda su carrera como futbolista, con tres Mundiales ganados (1958, 1962 y 1970) y 1,281 goles, récord mundial de la historia, según la FIFA.

Pelé tomó el trofeo con todos en pie. Lloró el astro brasileño. “Solo puedo agradecer a Dios haberme dado salud para jugar tantos años. Desde luego, no jugué solo, siempre jugué con amigos. Tampoco me olvido de los que me limpiaban los zapatos, los fisios... Tenía gente fantástica a mi alrededor”, recordó.

Fue emotivo la reacción de Pelé. Pero más, por inusual e inesperada, la de Cristiano Ronaldo. La ambición, la combatividad y algunas actitudes fuera de tono habían deshumanizado al portugués, que se derrumbó con el trofeo en la mano.

De la presión y la ansiedad, CR7 pasó al vacío. Acompañado de su hijo. Contemplado por su novia Irina, emocionada y, sobre todo por su madre Dolores, a quien en 2003, tras fichar con Manchester United, sacó de trabajar como cocinera.

 “No tengo palabras para describir este momento”, dijo mientras las lágrimas caían por sus mejillas. “Gracias a todos mis compañeros del Real Madrid y selección, a mi familia que está aquí presente. Es un honor. Es muy difícil ganar este premio. Ha sido gracias a mi presidente (del club madrileño, Florentino Pérez) y a muchas personas que están junto a mí”, añadió el astro.

Sobre Eusebio, Cristiano Ronaldo dijo: “Quiero mencionar a Eusébio y también a mi novia y mi hijo. Es un momento muy emocionante, no puedo hablar más”, después aclararía: “No quería llorar, pero no lo conseguí, no soy de hielo”.

Al lado, las sonrisas de Pelé y el presidente de la FIFA Joseph Blatter. También las de la compostura, en el rostro de Leo Messi, segundo en las votaciones y, especialmente, del francés Franck Ribéry, instalado en un momento posiblemente único.

Cristiano Ronaldo confirmó que desde su debut con Sporting Lisboa, el 3 de agosto del 2002 en un amistoso con Betis, con la camiseta 28, su carrera sólo ha conocido al ascenso, incluyendo el golpe de suerte un año después, cuando Sir Alex Ferguson lo descubrió en otro amistoso, el de sus Red Devils contra los lusitanos, en la apertura del Estadio José Alvalade, momento en que el destino de CR7 tomó ruta de pista, porque The Boss buscaba a un sustituto de David Beckham, que partía al Real Madrid, no se equivocó.

Con la camiseta que vive en Old Trafford brilló, en seis temporadas ganó tres Premier League, dos Copas de la Liga, una Champions League y un Mundial de Clubes, en 2008 el único Balón de Oro, que repitió ahora con la camiseta del Real Madrid.

Devorador de récords es el madridista que menos partidos necesitó, 92, para alcanzar el centenar de goles en la Liga española, el primer futbolista en la historia de la LFP que consiguió marcar a todos los equipos a los que se enfrentó en una temporada o el único que marcó en seis clásicos consecutivos en Barcelona.

Es CR7, el nuevo rey del futbol, quien además calificó a su selección al Mundial, donde pretende prolongar su estela de luz.


“Ha hecho un gran año”: Messi

Para Messi, Cristiano Ronaldo “ha hecho un gran año y se merece el premio; seguro que tanto Ribéry como Cristiano Ronaldo hicieron un gran año y quien lo ganase era justo vencedor”.

El argentino, el segundo más votado y vencedor en los últimos cuatro años, entendió la emoción del portugués: “Entiendo que haya llorado; ha subido con su hijo y entiendo su emoción. No hay nada qué objetar. Ha hecho un gran año y es merecedor al premio. Le felicito por ello”, apuntó.

Messi asumió la dificultad de obtener el premio por quinto año seguido porque “el 2013 fue complicado por las lesiones y muchas cosas alrededor mío y de mi familia. No se puede ganar todos los años. Ojalá en el 2014 pueda disfrutar del fUtbol sin lesiones”.

Votación final

Nombre / Puntos / Porcentaje

Cristiano Ronaldo / 1,365 / 27.99%

Lionel Messi / 1,205 / 24.72%

Frank Ribéry / 1,127 / 23.36%

Claves

Cuarta entrega del FIFA Baló de Oro, tras que en 2010 se fusionaran los premios al Jugador Mundial de FIFA y el Balón de Oro de France Football.

Fueron 184 seleccionadores, 184 capitanes de selecciones nacionales y 173 representantes de los medios de todo el orbe que emitieron sus votos.

147 seleccionadores, 146 capitanas de selecciones nacionales y 88 miembros de la prensa votaron por la Jugadora Mundial del Año de la FIFA.

69 GOLES anotó Cristiano Ronaldo en 2013 actuando con el Real Madrid y la selección de Portugal, a la que calificó al Mundial.