Oviedo, no quiere regresar al pozo

El Oviedo, recién ascendido a la Segunda División española, club que dirigeSergio Egea, aspira a recuperar la grandeza y la comunión con su afi ción

Sergio Egea
Sergio Egea (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

El Real Oviedo superó todas las vicisitudes para salir de la ignominia, y ahora logrado el ascenso, jamás se atrevería a regresar al abismo.

Sergio Egea, encargado de llevar al club español a realizar uno de sus mayores sueños, el salto a la Segunda División de España, reconoció que la hazaña es fortuna de muy pocas escuadras.

"Las dificultades son muchas, acá son 80 equipos que participan, y solamente pueden subir cuatro, por lo tanto, el porcentaje es muy bajo; el Oviedo tiene una historia muy grande en Copa UEFA, pertenece a una ciudad muy futbolera con instalaciones de primera, pero se había metido en un pozo durante 12 años por un descenso administrativo de 2000-01 del que no podían salir", dijo vía telefónica, el técnico argentino del Oviedo.

Egea, quien presume de su amistad con el mexicano Hugo Sánchez, fue el depositario de la confianza de Carlos Slim, Arturo Elías Ayub y Joaquín del Olmo, para tomar las riendas en el 2014 de un Oviedo con proyectos inconclusos, pero metas altas.

"Llego al Oviedo con un proyecto y futbolistas buenos, se trabajó durante 10 meses, clasificamos a playoffs, luego fuimos campeones para la oportunidad, una sola eliminatoria. Se cumplieron las etapas, y al final nos tocó un rival muy fuerte que es el Cádiz, con mucha historia también; logramos el ascenso", recordó.

El timonel oviedista tiene altas expectativas para competir con los grandes clubes españoles; sin embargo, reconoció que vive el presente, y en Segunda aún falta camino para recorrer.

"Oviedo pasó una situacióndifícil por factores económicos, y ahora no se puede de la nochea la mañana hacer muy todo rápido, hay que tener consistencia, trabajando con coherencia, y poner al equipo lo más alto posible.

Estuvimos centrados en el ascenso, que era lo prioritario; estoy disfrutando el momento", declaró. Aspirar como técnico de Primera División en España o México, es un ideal, pero no su prioridad por el momento, ya que dijo, le debe lealtad al club ibérico.

"Uno como entrenador busca la exigencia, de cada uno depende el progreso. Trabajar para Grupo Carso con Slim y Ayub, siempre se aspira a lo mejor, son muy exigentes, muy perfeccionistas.

Tenemos que seguir sumando, hacer los cimientos fuertes para que la institución avance hacia arriba. Me entrego mucho donde estoy, y por el momento la ética y la lealtad van por encima de todas las cosas", continuó.

UN AMIGO ENTRAÑABLE

Egea tiene un pasado en México, que se enlaza con Hugo Sánchez, a quien sirvió como auxiliar técnico durante el bicampeonato de Pumas (2004), y en su paso por la Selección (2006-08).

Además, fue entrenador en el 2012 de los Estudiantes de Altamira, equipo de la Liga de Ascenso, experiencia que le permitió conocer la capacidad del futbolista mexicano:

"Tuve la fortuna de llegar con Sánchez a México, conocer ese país, con la UNAM salí de mi sitio con un cuadro técnico muy competitivo, estaba muy realizado y contento.

"Con Hugo nació una amistad, con él he pasado buenos momentos, y por lo tanto uno tiene que ser agradecido. Hugo fue el que me abrió las puertas después de trabajar en México con gente muy buena, hicimos cosas importantes allá, trabajamos bien; lo que queda siempre son los recuerdos, porque somos gente de bien", dijo.

El aprendizaje que heredó del Pentapichichi, fue clave para que Egea formara su identidad al momento de motivar al club asturiano.

"Tengo un grupo de trabajo que se autosugestiona muy bien. He tenido la fortuna de trabajar con técnicos importantes, entre ellos, Hugo, con quien tuve una mentalidad ganadora. A pesar de ser mexicano, parece argentino por cómo cree en sus posibilidades. He agarrado de él y de otros técnicos en mi carrera, de todos aprendes y después intentas aportar a los futbolistas para que lo ejecuten, vas marcando tu identidad, tu forma de ver lascosas", precisó.