Raúl Jiménez, de titular a borrado

El delantero mexicano arrancó con todo el respaldo de Diego Simeone, pero desde la séptima jornada, no ha tenido más minutos; ayer ni en la banca estuvo

Raúl Jiménez celebra su primer gol como colchonero
Raúl Jiménez celebra su primer gol como colchonero (EFE)

CIUDAD DE MÉXICO

Parece que se desgasta aun más la relación que hay entre Raúl Jiménez y el Atlético de Madrid. El mexicano ha perdido minutos con el equipo colchonero, pese a que arrancó con toda la confianza del entrenador Diego Simeone.

Este lazo surgió endeble, y en lugar de tomar fuerza la ha perdido, al grado que desde el duelo de la séptima jornada frente al Valencia en Mestalla, Raúl no ha tenido minutos ni en la Liga ni en la Champions, y ayer frente al Córdoba no salió a la banca.

Así, se convierte en la quinta opción del Cholo, pues incluso, el timonel ha echado mano de Cerci antes que de Jiménez. Muchos dicen que saldrá en el mercado invernal, otros creen que tendrá otra oportunidad.

Según comentó Pedro Pablo San Martín, periodista del diario español As, Jiménez necesita adaptarse lo antes posible al estilo de juego del Atlético de Madrid, y no esconderse cuando tiene minutos de juego, es decir, no colocarse en lugares del campo en los que no puede solucionar nada.

"Tiene un problema que es el estilo de juego del Atlético de Madrid, que exige una condición física altísima, un esfuerzo no sólo en el ataque, sino también en la defensa, en presión, en movimiento. Los once jugadores corren los 90 minutos, no hay ninguno parado, y claro, cuando aterrizas en un equipo así, de pronto te despistas y se te nota".

Raúl pisó en falso desde un principio. Cuando aún no concretaba su pase al conjunto español, dicha afición ya hablaba de que el elemento que sería su nuevo refuerzo tenía una admiración por el Real Madrid, y eso no cayó en gracia. Luego, en su presentación le pidieron que besara el escudo, y no lo hizo.

"¿Es un mal jugador?, no. Lo que pasa es que cuando el Atlético de Madrid te está rindiendo a un 9 de altura, y tú a un 7, se ve, y la gente le silba, le reclama, pero le silban no porque no le quieran, sino porque le exigen que se meta a esta línea de juego", dijo San Martín en una consulta que le hizo La Afición.

Además, la paciencia de los seguidores colchoneros no fue mucha, pues cuando Raúl entró de cambio por Antoine Griezmann al minuto 60 del encuentro contra el Eibar, se escuchó una rechila. La situación para Pedro ha sido evidente.

"Lo noto un poco cohibido, no sé si por los pitos iniciales, el jugador tiene que ir con la cabeza arriba, participar, pedir el balón, decir aquí estoy yo y soy capaz de hacer algo, pero eso en el futbol se ve rápido, cuando te escondes y te pones sin querer en un lugar del campo en el que no solucionas y el aficionado es inteligente y ve clarísimo cuando el jugador no está en la nota que debería, pero hay que darle un poco de chance que acaba de llegar y no se pueden hacer maravillas en tres meses. No se le ha puesto una evaluación final", dijo el periodista español.