Presidente del Wigan, suspendido por racismo

Whelan dijo a una publicación: "creo que los judíos persiguen el dinero más que cualquier otro. No creo que eso sea ofensivo en absoluto".

Paul Pogba en el duelo ante la Fiorentina
Futbol Internacional (AFP)

Londres, Inglaterra

El dueño del Wigan Athletic, Dave Whelan, fue castigado con seis semanas de suspensión de toda actividad relacionada con el futbol por sus polémicas declaraciones sobre judíos y chinos, según anunció hoy la Federación Inglesa (FA).

"El presidente del Wigan, que aceptó el cargo de conducta impropia, fue multado también con 50 mil libras (78 mil dólares)", agregó la FA en un comunicado.

El jefe del club de la segunda división inglesa defendió con vehemencia a su entrenador, Malky Mackay, a pesar de que estaba siendo investigado por unos mensajes de texto con contenido presuntamente racista y antisemita.

"Creo que los judíos persiguen el dinero más que el resto. No creo que eso sea ofensivo", dijo Whelan al diario "The Guardian". Whelan tampoco vio nada malo en que Mackay utilizara una palabra malsonante para referirse a los chinos.

El propietario del Wigan se disculpó posteriormente por sus palabras. Whelan, de 78 años, tiene una semana para apelar la decisión.