Los pecados de Rafael Benítez

Tras su salida del Real Madrid, el entrenador tuvo una serie de desencuentros con la plantilla madridista; sentó a varios que fueron antiguamente eran titulares, fue goleado en El Clásico por el Barça y otras pifias que tuvo, las analizamos


Rafael Benítez y su impotencia, tras empatar a dos goles en Mestalla contra el Valencia
Rafael Benítez y su impotencia, tras empatar a dos goles en Mestalla contra el Valencia (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Las sonrisas y los halagos se han escapado de su rostro en Valdebebas, la ciudad deportiva del Real Madrid. Después de cumplir su primer semestre al mando del cuadro blanco, un día después, es despedido Rafael Benítez. Pero su cese de sus funciones tiene cuestiones específicas, más allá de conseguir un extraño empate contra el Valencia apenas el domingo pasado. Su mala relación con algunos elementos de la plantilla y otros errores, fueron sus pecados que le costaron el puesto. Los enlistamos:

Su desencuentro con James

La era de Rafael Benítez comenzó en El Molinón, frente al Sporting con todo y polémica. En el once inicial no alineó al colombiano James Rodríguez y el Madrid terminó empatando sin anotaciones el partido. Era el preludio de una tensa relación, ya que en ningún momento el sudamericano le llenó el ojo a ‘Rafa’, situación que terminó por hacer ruido dentro del cuadro blanco. Un jugador que costó 80 millones de euros y portador de su calidad futbolística fue mandado a la banca en la mayoría de su ciclo. Así empezaba los desencuentros de ‘Rafa’.

El ruido sobre Cristiano

El zafiro en la plantilla del Real Madrid es Cristiano Ronaldo. No es un secreto que el portugués debe de estar ‘feliz’ para no tener roces con él y es justo lo que no hizo Benítez. El entrenador acostumbró a sacar de su posición al lusitano, situación que le incomodó al futbolista. Su cuota de goles en picada sumado a un bajón futbolístico hizo estallar al astro, o al menos la prensa española lo afirmó. ‘CR7’, de acuerdo a los rotativos, disparó: “O se va Benítez o me voy yo”.

Un Barça, sin Messi, lo exhibe

Madrid vs. Cataluña. Los últimos dos campeones de la Champions League. Mil cosas se pueden decir sobre el Clásico español y sobre su importancia. Rafael Benítez fue aplastado por ella. Un partido, un derby de la fecha 12, donde fue superado por el Barcelona, que sin Messi, exhibió a los merengues. Fueron los goles de Luis Suárez, con ‘doblete’, Neymar y un inspirado Andrés Iniesta, quienes sentenciaron a su estéril rival. Las rechiflas en el Santiago Bernabéu eran para el técnico y cada vez la corbata le apretaba más al técnico, prenda que perdía su esencia y más bien parecía una soga al cuello.

Escándalo Chéryshev

Un refuerzo sin mucho renombre, terminó por ser un sofocón para técnico y otra piedra que edificó su fracaso. Dennis Chéryshev alineó como titular en el duelo de dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra el Cádiz (victoria del Madrid; 1-3). Hasta ahí todo normal, a excepción de un detalle. El jugador ruso estaba suspendido por acumulación de tarjetas en su anterior participación en el certamen, cuando éste jugaba en su antiguo club (el Villarreal). Sin embargo, ni el Presidente Florentino Pérez, ni directivos, ni cuerpo técnico, ni jugadores, ni el mismo Chéryshev se dieron cuenta de que si jugaba sería calificada esta acción como alineación indebida. Y así fue, al final el cuadro de la capital española fue eliminado del certamen copero y Rafael Benítez, con su porción de responsabilidad, fue señalado como uno de los culpables de este lío.

A la sombra de sus antagonistas

La temporada del Real Madrid de Benítez, es lejana de lo que hacen sus dos clásicos rivales: el Atlético de Madrid y el Barcelona. El cuadro ‘colchonero’ es el líder de la Liga Española (a cuatro unidades de los ‘merengues’), mientras que el cuadro culé presume cinco campeonatos y el subliderato de Liga (dos puntos más arriba que lo blancos). Además, en lo que va de esta temporada, los madridistas no han podido ganarle ningún encuentro a estos dos conjuntos

Un empate que lo condena

La vida, como el futbol, está lleno de ironías. Y si no, que le pregunten al mismo Benítez. El técnico, que saltó a la élite mundial en su etapa con el Valencia, decidía (sin saberlo) su destino en el Madrid en un juego contra el cuadro valencianista. Un partido intenso, que terminó con una igualada a dos goles, fue lo último que pudo aguantar la directiva del club blanco que terminó por echarlo. El partido final de la estancia de Benítez en el Madrid fue en Mestalla, estadio donde inició y se hizo de un nombre. Inmueble que también marcó el fin de su era en el Real.