Albanos reciben a su selección tras pase a la Euro

El primer ministro de Albania recibió y abrazó a cada uno de los jugadores, quienes lograron un pase histórico a la Euro 2016 en Francia 

Celebración de la Selección de Albania en la capital Tirana
Celebración de la Selección de Albania en la capital Tirana (Reuters )

TIRANA, Albania

El primer ministro de Albania, Edi Rama, no se lo quiso perder. Viajó en persona al aeropuerto de Tirana y abrazó uno por uno a todos los futbolistas de la selección al salir del avión. Apenas un signo del éxtasis que se vive en el pequeño país del sureste europeo tras la clasificación a Francia 2016.

Al igual que el jefe de gobierno, miles de albanos no dudaron en ir a recibir a sus héroes tras la victoria del domingo por 3-0 en Armenia, que permitió a la selección asegurarse el segundo puesto en el Grupo I y por lo tanto un lugar en la Eurocopa.

"Único", "histórico", "increíble", son algunos de los grandes titulares que aparecen hoy en la prensa local, que se deshizo en elogios hacia un plantel que consiguió meter por primera vez a Albania en la fase final de un gran torneo. El mayor éxito futbolístico que había vivido hasta ahora la ex república comunista ubicada sobre el Mar Adriático había sido la conquista de la ya extinta Copa de los Balcanes en 1946.

"El 11 de octubre quedará en los anales de Albania", señaló la cadena de televisión Top Channel, mientras que la agencia de noticias estatal ATA afirmó que "Albania escribió historia".

Tras el arribo al aeropuerto, el equipo fue trasladado a la tradicional Plaza Madre Teresa, en el centro de la ciudad, donde continuaron los festejos con una transmisión en vivo para todo el país.

El presidente de Albania, Bujar Nishani, condecoró a su vez a todos los futbolistas con una orden nacional. "Han promovido la imagen de Albania y los albanos en el mundo y nos han hecho estar más orgullosos que nunca", señaló orgulloso el jefe de estado.

Durante los festejos, los albanos se hicieron también un tiempo para recordar a los vecinos serbios, un país con el que mantienen un enfrentamiento que va más allá del deporte.

"Pueden comprar una cerveza y mirarnos por televisión", señaló provocador el capitán albano, Lorik Cana. Hace un año, el encuentro entre albanos y serbios en Belgrado había sido suspendido por graves disturbios en las gradas después de que un hincha albano soltara un "dron" con una bandera nacionalista.

El jueves, ambos equipos volvieron a enfrentarse con victoria por 2-0 de Serbia, lo que desató algunas críticas que hoy fueron definitivamente enterradas en Albania.

Y es que para alegría de los albanos, Serbia finalizó en cuarto lugar de la zona, sólo por delante de Armenia. Albania sólo fue superado en la zona por Portugal, mientras que Dinamarca quedó sorpresivamente por detrás y deberá ganarse un lugar en la repesca. El tiempo en el que jugar contra Albania era un trámite ya es parte del pasado.