Parlamento busca impedir paro en el futbol israelí

Las ligas de futbol en Israel amenazan con un parón de actividades a partir de este fin de semana, después de que una jueza advirtiera que los jugadores violan la legislación laboral tras jugar en el shabat 

Maccabi Tel Aviv, equipo de Israel
Maccabi Tel Aviv, equipo de Israel (Tomada de www.maccabi-tlv.co.i)

JERUSALÉN, Israel

El Parlamento israelí, así como los asesores legales del Gobierno, tratan de impedir en el último momento el parón completo de la actividad futbolística israelí tras el anuncio de la federación nacional de que en la próxima jornada no se disputará partido alguno en ninguna categoría.

Una docena de diputados de varios partidos políticos han presentado un proyecto de ley para que los jugadores puedan trabajar durante la jornada del shabat, el día de descanso en el judaísmo y en el que está prohibida toda actividad laboral.

El proyecto, informan medios locales, autorizará por ley que la actividad deportiva no se tipifique como trabajo, de forma que los jugadores -aunque cobren- puedan disputar los partidos.

Las distintas ligas israelíes están bajo amenaza de un completo parón a partir del fin de semana debido a la advertencia el mes pasado de una jueza de que los jugadores violaban la legislación laboral, al no disponer de la exención pertinente para trabajar en shabat.

El problema es que el ministro que debe expedirla, el titular de Economía Arie Deri, pertenece al partido ultraortodoxo Shas, que, por sus estrictas creencias religiosas, defiende la completa observancia de la jornada religiosa judía y se niega a hacerlo.

La ministra de Cultura y Deporte, Miri Regev, exhortó ayer en una rueda de prensa al diálogo entre todas las partes para resolver el problema, que se ha complicado después de que 240 jugadores de la Primera División local hayan firmado una petición en los últimos días en la que dicen preferir no jugar en sábado.

Se trata de las mayoría de los jugares en todos los equipos, y en al menos dos la petición ha sido unánime.

La Federación Nacional y la Dirección de la Liga han asegurado que tras la advertencia judicial no violarán la ley, por lo que todos los encuentros -desde juveniles a profesionales- han quedado suspendidos de forma indefinida.

La caja de pandora la abrieron en agosto los jugadores de Segunda División al presentar un recurso contra la decisión de los directivos de la Federación y de la Liga de pasar sus compromisos al sábado, en lugar de jueves y lunes como era costumbre.

La decisión respondía a intereses económicos de patrocinadores y de difusión por televisión.

Regev, que se mostró a favor del diálogo, ha pedido la intervención urgente del asesor jurídico del Gobierno israelí, Yehuda Wainstein, para que expida un certificado extraordinario de "incumplimiento de ley" durante 60 días, con el fin de impedir la suspensión de esta actividad deportiva hasta que todas las partes involucradas se sienten a negociar.