Daniel Osvaldo, el 'Rolling Stone' que corteja Cruz Azul

El centro delantero que ha jugado en Espanyol, Roma, Juventus y Boca Juniors, entre otros es alguien que llama la atención dentro y fuera de la cancha. Indisciplinas, tatuajes y música, algunas características del polémico artillero que se encuentra haciendo pruebas médicas con el cuadro celeste

Daniel Osvaldo, delantero de Boca Juniors
Pablo Daniel Osvaldo, en su festejo de 'hattrick' contra el Zamora en un duelo de Copa Libertadores (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Tatuado. Alguna vez seleccionado italiano. En algún momento declaró que Lionel Messi era el Jim Morrison del futbol. Fanático del Rock and Roll. Ese es Pablo Daniel Osvaldo (Buenos Aires, 1986), delantero que a se encuentra en pruebas médicas con Cruz Azul para ser su flamante refuerzo para el Apertura 2015.

Osvaldo no es un delantero normal, ni dentro ni fuera de la cancha. El artillero de 29 años ha pasado por la élite del futbol, vistiendo casi una docena de camisetas, entre las que destacan la del Espanyol, Southampton, Juventus, Inter de Milán y Boca Juniors; además, llama la atención por su afición al Rock and Roll, donde incluso, en redes sociales, no se cansa de presumir sus gustos musicales por emblemas de dicho género como AC/DC, Jim Morrison y, por supuesto, los Rolling Stones.

"Revolucionó a los medios cuando pisó el Aeropuerto Internacional de Ezeiza hace menos de un mes, y motivó a torcer la agenda. Movilizó las esperanzas de la República de La Boca, y picanteó sin pronunciar una palabra: alcanzó con aquella remera blanca que mostraba los cinco dedos de una mano", escribió Darío Gurevich para la revista El Gráfico, cuando el formado en Huracán llegó a Argentina para incorporarse con Boca.

Pero Osvaldo es más que rock y un trotamundos del futbol. Ha marcado 81 goles en cuatro países; además, presume dos tantos de manofactura de crack, como los que le marcó de chilena al Napoli y a la Fiorentina, en su paso por la Roma. Tiene argumentos de sobra como delantero y un arsenal de elementos para marcar goles.

Y Dani Stone, como se apoda en Twitter en honor al grupo de rock, también tiende a perder la cabeza. Tres antecedentes: con el Inter estuvo a punto de irse a los golpes con Mauro Icardi por no pasarle una pelota cuando estaba solo en un partido de Serie A; luego, rompió su relación con el explosivo técnico interista Roberto Mancini por el conflicto antes citado y, el último, pasó apenas en mayo pasado, cuando arremetió contra los directivos de CONMEBOL por suspender el superclásico Boca-River por los incidentes en La Bombonera, donde hinchas lanzaron gas irritante a los jugadores del millonario.

A pesar de eso, se considera un tipo tranquilo, que no busca bronca. No le gusta que hablen cosas que no son ciertas. Así lo aseguró para la revista argentina: “la gente habla por hablar muchas veces, y me da mucha bronca; no me gusta, y siendo impulsivo, si me encuentran, quizá entraría en ese juego inútilmente. Pero después, pensándolo en frío, no valdría la pena".

El enamorado de Boca

Daniel Osvaldo arribó el año futbolístico pasado a Boca Juniors, donde llegaba del Inter de Milán. Se estrenó como crack en Copa Libertadores: hattrick en su primera aparición con los xeneizes contra el Zamora de Venezuela. Sin embargo, no pudo continuar con su inercia goleadora y el técnico Rodolfo 'Vasco' Arrubarrena lo sentó en la banca, situación que lo incomodó por lo que tratará de salir del seno del cuadro argentino. A pesar de ser hincha de los xeneizes desde su infancia, el artillero no pudo triunfar en el equipo de sus amores.

En pruebas médicas

Diversos medios argentinos ya colocan a Daniel como nuevo elemento de La Máquina e, incluso, el mismo cuadro celeste ya lo anunció como jugador que realiza pruebas médicas. Al delantero lo dejó libre el Southampton, quien era dueño de su carta. El club inglés lo había prestado un año con los bosteros, pero en junio quedó desvinculado de cualquier club, así que Cruz Azul podría hacerse de sus servicios negociando directamente con el jugador. Sería un 'bombazo' del mercado de fichajes.