Barcelona encamina su pase a semifinales

Con goles de Neymar y Luis Suárez, el Barcelona derrotó 1-3 al PSG en la ida de los cuartos de final de la Champions League, un autogol de Mathieu le dio vida al cuadro parisino 


Ciudad de México

El camino a Berlín pasa por la Fuente de Canaletas, puesto que el Barcelona asestó un golpe que dejó agónico al PSG en el duelo de ida de los cuartos de final de la Champions League, donde Neymar y Luis Suárez dictaron sentencia al anotar los goles con los que el cuadro español derrotó 1-3 al conjunto francés.

Neymar, Messi e Iniesta dieron cátedra durante la primera mitad del partido, estableciendo una sociedad que, a los 18 minutos de juego, ya tenían a los blaugranas arriba en el marcador.

Lionel recibió y condujo el esférico hasta tres cuartos del campo rival, con clase sirvió un pase filtrado a la incorporación del brasileño que, con comodidad, sacó un disparo cruzado que el arquero parisino, Sirigu, no pudo contener.

Para un PSG carente de figuras como Ibrahimovic, Motta y Veratti, fue complicado perder a su capitán Thiago Silva por una lesión tempranera; los locales se quedaban sin columna vertebral para encarar a un rival tan poderoso como el Barcelona. Aún así, y previo al tanto de Neymar, Pastore pudo haber adelantado a los suyos tras un buen centro de Matuidi, sin embargo, el argentino abanicó y perdió la oportunidad.

El complemento arrojó a un PSG frenético en busca del empate, pues el gol en calidad de visitante de los catalanes los obligaba a anotar al menos un gol que los metiera de nuevo en la eliminatoria, así lo entendió el propio Pastore, quien al minuto 49 impactó de larga distancia exigiendo de más al guardameta alemán, Ter Stegen.

Amarga era sin embargo la sorpresa que los visitantes tenían preparada, específicamente Luis Suárez, pues al minuto 66 el charrúa se coló entre varios defensores dentro del área parisina, y colocó su disparo a la base del poste izquierdo batiendo la estirada de Sirigu. No contento, el propio Suárez pondría el tercero en la frente de los franceses al definir con un bonito balón al ángulo de la cabaña rival; las semifinales comenzaban a tomar tintes catalanes.

El cuadro de la capital francesa se aferró a sus nueve años sin derrota en competencias europeas, y al 81, Mathieu desvió el esférico tras haber sido impactado por Van der Wiel, el roce del francés mandó el balón al fondo de su propio marco.

Los hombres de Laurent Blanc se llevaron una dolorosa desventaja al Camp Nou, donde de entrada, tienen la consigna de anotar tres goles para mantener sus aspiraciones de jugar semifinales, gesta complicada pero no imposible.