Con Ochoa en el campo, Málaga cae ante el Celta

El ex de la Águilas tuvo un buen desempeño, pero no pudo evitar la derrota por la mínima diferencia frente al Celta de Vigo 


Málaga sucumbió en su visita a Vigo en la penultima jornada de la Liga Española
Málaga sucumbió en su visita a Vigo en la penultima jornada de la Liga Española (EFE)

VIGO, España

El club Celta de Vigo recuperó la quinta plaza, después de ganar al Málaga con un solitario de Nolito y favorecido por el empate del Athletic ante la UD Las Palmas, y se aseguró, de manera matemática, el sexto puesto en la Liga BBVA.

El técnico Eduardo "Toto" Berizzo había pedido a sus jugadores abstraerse de la fiesta organizada por el club vigués para celebrar su vuelta a Europa, diez años después, y así sucedió: su equipo fue muy superior a su rival en los primeros 45 minutos.

Una superioridad que no quedó reflejada en la corta ventaja con la que los celestes llegaron al descanso (1-0), aunque más por su falta de acierto que por la resistencia de un Málaga que dio muchas facilidades defensivas y sólo generó peligro con una falta ejecutada por Recio que desvió Rubén.

Antes de que Nolito abriese el marcador a la media hora, tras finalizar una magistral jugada que él mismo inicio y en la que participaron Aspas y Orellana, el Celta disfrutó de dos claras ocasiones pero tanto Hernández como Wass se equivocaron al buscar a Aspas en vez de rematar.

No fueron las únicas antes del descanso, ya que Nolito, tras robarle el balón a Miguel Torres en la banda derecha, se plantó sólo ante el mexicano Ochoa, que sacó a relucir sus reflejos para desviar el balón a córner.

Se mostró más ambicioso el Málaga en el segundo tiempo y el Celta ya no se sintió tan cómodo. Incluso por momentos perdió el control del juego. Los de Javi Gracia volcaban su juego por la derecha, donde Atsu hacía daño a Planas. Poco después, Camacho amenazó con un disparo que desvió Rubén.

El Celta retrocedió un par de metros y el Málaga empezó a adueñarse del centro del campo, aunque sin llegar a traducir ese dominio en ocasiones. Los locales respondieron con un rápido contraataque que sacó a relucir la calidad de Aspas, quien, tras ganar en la carrera a Welligton, buscó una vaselina imposible que cerca estuvo de salirle: Ochoa tocó lo justo para desviar el balón.

Con los gallegos defendiendo el resultado, en el último minuto el centrocampista portugués Duda, que acababa de entrar en el campo, cerca estuvo de aguar la fiesta gallega con un lanzamiento de falta que se marchó fuera por muy poco.