Denuncian a Neymar, Bartomeu y Rossell en Brasil

Un Ministro brasileño denunció al jugador brasileño, al presidente y ex presidente del Barcelona, esto por una supuesta evasión fiscal con empresas sospechosas que ellos crearon 

Sandro Rosell, Neymar Jr. y Josep María Bartomeu investigados por el fichaje del jugador brasileño
Sandro Rosell, Neymar Jr. y Josep María Bartomeu investigados por el fichaje del jugador brasileño (Reuters)

BRASILIA, Brasil

El Ministerio Público Federal (Fiscalía) de Brasil denunció al delantero brasileño Neymar, del Barcelona, al actual presidente del club, Josep María Bartomeu, y a su antecesor, Sandro Rosell, por presunta evasión fiscal y falsedad ideológica, según informó hoy la revista brasileña "Veja".

De acuerdo con la publicación semanal, que muestra un tramo de la denuncia, Neymar y su padre, quien también está entre los acusados, están bajo sospecha de haber abierto tres empresas de fachada y adulterar documentos con el fin de evadir impuestos.

"Queda muy claro que Neymar y su padre constituyeron las empresas con el único objetivo de recibir a través de ellas los valores de los contratos y así pagar menos impuestos", afirma el fiscal autor de la denuncia, Thiago Lacerda Nobre.

La pena prevista para esos delitos puede llegar a hasta cinco años de reclusión.

En el documento, el fiscal sostiene que para evitar el pago del 27,5 por ciento que el Fisco aplica en impuestos a personas físicas, el jugador y su padre, Neymar da Silva Santos, quien también es su representante, crearon las empresas y, a través de ellas, el jugador recibió la mayor parte del salario que le pagaba su antiguo club, el Santos, y las ganancias originadas por contratos de publicidad.

Con la maniobra, habrían logrado evadir más del 50 por ciento de los impuestos que deberían haber pagado.

Las empresas sospechosas de haber sido usadas para tal fin son la Neymar Sport e Marketing, la N&N Consultoria Esportiva y la N&N Administraçao de Bens.

Ninguna de ellas, según la denuncia, tenía "capacidad económico-financiera, gerencial u operacional" para administrar la carrera del astro de la selección brasileña.

Los socios de las empresas son el padre y la madre de Neymar, y tenían únicamente dos empleados que trabajaban como guardias de seguridad.

Entre 2010 y 2013, de acuerdo con la revista, Neymar recibió 43,78 millones de reales (cerca de 11 millones de dólares, al cambio actual) en salarios del Santos, como persona física.

El resto de lo que ganó fue por medio de "contratos de imagen" firmados con sus empresas.

Sólo en 2011, añade la versión periodística, las empresas de Neymar firmaron además al menos 11 contratos con patrocinadores, que sumaron casi 75 millones de reales (unos 18,7 millones de dólares).

También entra en juego en la denuncia el polémico fichaje del jugador por parte del equipo español. En su momento, el valor divulgado del negocio rondaba los 57 millones de euros, pero luego se supo que en realidad llegó a unos 90 millones de euros.

La diferencia habría sido pagada a través de maniobras ilícitas que mantienen al ex presidente del Barcelona Rosell, al actual Bartomeu, al jugador y a su padre, en la mira de la Justicia y el Fisco de Brasil y de España.

Rosell y Bartomeu figuran en la denuncia bajo sospecha de haber pagado millonarias sumas a las empresas ficticias de Neymar y su padre, en una "mera simulación" con el fin de ocultar el pago de un adelanto que el Barcelona le abonó al jugador para garantizar su transferencia tiempo después.

El Barcelona no pudo fichar a Neymar en 2011, sino que tuvo que esperar hasta 2013, debido a que estaba impedido por la FIFA de contratar jugadores menores.

Al parecer, para garantizarse la ficha del que a la postre se convertiría en el mejor jugador brasileño de la última década, el Barcelona le adelantó al padre de Neymar, a través de una de sus empresas, unos 10 millones de euros.

"¿Ustedes quieren a este pibe? No, solo lo entrego dentro de dos años. Adelánteme unos '10 mi' a título de préstamo que queda legalizado", dijo Neymar padre al ser interrogado por el fiscal, según "Veja".