Mundial, más perjuicios que beneficios

Poco más de la mitad de los brasileños, según una encuesta, consideró la alternativa negativa, que derivará de la realización del torneo mundial de futbol

Silueta de Neymar, jugador brasileño
Silueta de Neymar, jugador brasileño (AP)

Sao Paulo, Brasil

El 55 por ciento de los brasileños consideró que el Mundial generará más perjuicios que beneficios para el país, reveló una encuesta del Instituto Datafolha, a poco más de dos meses para el inicio de la cita, que se realizará del 12 de junio al 13 de julio.

Según el sondeo publicado por el diario "Folha de Sao Paulo", sólo el 36 por ciento de los entrevistados creyó en las promesas del gobierno, según las cuales la Copa será benéfica para el país.

La investigación reveló que el ambiente previo al Mundial se volvió más pesimista: en junio de 2013, cuando Brasil fue sacudido por masivas protestas en contra del certamen, el 48 por ciento de los brasileños consideró que la cita generaría más beneficios que perjuicios para el país, mientras que el índice de los que creían que sería dañina era del 44 por ciento.

Además, la encuesta arrojó que, por primera vez desde 2007, cuando Brasil se adjudicó el derecho a organizar un Mundial por segunda vez en su historia, el índice de los que apoyaban la celebración de la cita correspondió a menos de la mitad: un 48 por ciento, frente al 52 por ciento detectado en febrero pasado y al 79 por ciento, en 2008.

Los brasileños contrarios a la realización de la Copa del Mundo correspondió al 41 por ciento del total, frente al diez por ciento que se registró hace cinco años.

El director general del Instituto Datafolha, Marcos Paulino, afirmó que la comparación entre los dos sondeos dejó ver que, pese a que las protestas mermaron desde junio pasado, hubo un aumento en el número de críticos a la celebración del Mundial: "Éste es un resultado importante, ya que antes la población estaba dividida".

Con Paulinho coincidió Fernando Ferreira, director de la empresa de marketing deportivo Pluri Consultoría: "Los brasileños no son tontos. Han visto que ha cambiado radicalmente todo lo que ha sido prometido en 2007 (cuando Brasil se adjudicó el derecho a realizar el Mundial)".

"En ese entonces, nadie se imaginaba que habría tantos problemas con el presupuesto, ni tampoco el recorte radical de las inversiones con movilidad urbana, por ejemplo. No habrá legado", agregó.

Asimismo, el consultor deportivo Ammir Somoggi opinó que el entusiasmo inicial de la población mermó a raíz del "pésimo proyecto" realizado, que enfatizó la reforma y construcción de estadios en perjuicio de las obras de infraestructura que serían el gran legado de la cita.

El sondeo del Instituto Datafolha, realizado entre los días 2 y 3 de abril pasado, entrevistó a 2 mil 637 personas en 162 municipios de todas las regiones de Brasil, y tiene margen de error de dos puntos porcentuales, hacia arriba o hacia abajo.