Catar se deslinda de Hamman y Warner

El comité organizador de la justa mundialista en 2022 afirmó que la elección de la ciudad, por parte de FIFA, fue completamente transparente 

El ex presidente de la Concacaf Jack Warner
El ex presidente de la Concacaf Jack Warner (Mexsport)

Ciudad de México

El Comité Organizador de la Copa del Mundo de Catar 2022 negó cualquier pago realizado por Mohamed Bin Hammam, ex jefe de la asociación del futbol de ese país, al expresidente de la Concacaf, Jack Warner.

Daily Telegraph informó que una empresa controlada por Bin Hammam pagó 1,2 millones de dólares al ex miembro del comité de la FIFA, que escogió la sede del Mundial de 2022.

Una compañía de Warner, quien llegó a ser uno de los vicepresidentes de la FIFA, solicitó el pago en diciembre de 2010, dijo el diario británico, dos semanas después de que la FIFA eligió a Catar.

Catar superó las candidaturas rivales de Estados Unidos, Australia, Japón y Corea del Sur para albergar el Mundial de 2022.

El Comité Organizador de Catar siempre ha negado las acusaciones y nuevamente reiteró que sus prácticas fueron legítimas.

"El Comité de la Candidatura de 2022 se adhirió estrictamente a las normas de la FIFA, de acuerdo con las normas de sus códigos de ética", dijo el Comité en un comunicado.

"El Comité Supremo para la Entrega y el Legado (del Mundial) y los individuos involucrados en el Comité de la Candidatura del 2022 no están al tanto de acusación alguna respecto a relaciones de negocios entre individuos privados", agregó.

Telegraph denunció que 750 mil dólares entregados a los hijos de Warner, citando documentos que -según el periódico- indican que varios pagos realizados a miembros de la familia del ex presidente de la Concacaf fueron "para compensar gastos legales y otros", además de "servicios profesionales prestados en el periodo 2005-2010".

Así mismo, la fuente inglesa dijo que hay dos documentos que justifican el pago millonario al ex dirigente de FIFA. El primero, correspondiente a montos legales; el segundo, por los servicios profesionales prestados entre 2005 y 2010.

Fuentes oficiales estadunidenses informaron en marzo del 2013 que una investigación del FBI sobre corrupción en el futbol internacional había reclutado a Daryan Warner, hijo del ex dirigente de la Concacaf, como testigo.