Nueva Zelanda, con pólvora mojada de locales

Los All Whites en casa solo fueron capaces de anotar cuatro o más goles en una ocasión, durante su travesía rumbo al Mundial de Brasil

Nueva Zelanda, con pólvora mojada de locales
Nueva Zelanda, con pólvora mojada de locales (Mexsport )

Ciudad de México

Ni siquiera la estadística le da posibilidades serias a Nueva Zelanda de poder hacer la hombrada de cambiar el destino e impedir que la selección mexicana se califique el próximo miércoles al Mundial de Brasil 2014.

Durante su camino rumbo a Brasil, los All Whites solo fueron capaces de anotar cuatro goles o más en uno de sus partidos como locales. En el resto de sus partidos del clasificatorio mundialista de Oceanía, los neozelandeses, en casa, lo más que pudieron anotar fueron tres goles.

Nueva Zelanda requiere de hacer, por lo menos, cuatro goles el próximo miércoles y que el Tri no le anote ninguno para poder calificar al Mundial. Pero los antecedentes de local para los neozelandeses son poco alentadores de cara a esta complicada misión.

Si bien es cierto que los Kiwis no jugaron en el estadio Westpac, de Wellington, durante la eliminatoria de Oceanía, sus resultados en las cuatro ciudades que utilizaron como sede no dan demasiado a margen para pensar en que, frente a México, podrían dar la campanada.

El 11 de septiembre del 2012, en un partido disputado en Auckland, Nueva Zelanda goleó 6-1 a las Islas Salomón, siendo éste el único encuentro de la eliminatoria donde logró meter más de cuatro goles.

En los otros cuatro partidos que los All Whites disputaron como locales, sólo en uno consiguieron anotar tres goles e, incluso, se fueron en blanco en uno y lo perdieron.

El seis de junio del 2012, en Honiara, capital de Islas Salomón, Nueva Zelanda fungió administrativamente como local frente a la selección anfitriona y empató a un gol.

Apenas dos días después, en el mismo estadio, Nueva Zelanda también jugó como local y perdió ante Nueva Caledonia 0-2.

El 16 de octubre del 2012, Nueva Zelanda eligió la ciudad de Christchurch como sede para su partido frente a Tahití. Los neozelandeses se impusieron 3-0.

El 22 de marzo de este año, en su último partido como local, Nueva Zelanda jugó en Dunedin, y derrotó 2-1 a Nueva Caledonia.

Los goles a racimos, como se lee, no una de las ventajas como local de los All White. El camino de México rumbo al Mundial parece estar limpio.