Afición de México y Estados Unidos ya se saborean la final

Sin saber quienes serán los finalistas en Copa Oro, los seguidores estadounidenses y mexicanos ya le "midieron las aguas a los tamales"

Afición mexicana lista para apoyar al "Tricolor" en Atlanta
Afición mexicana lista para apoyar al "Tricolor" en Atlanta (Mexsport)

Atlanta, EUA

Ni siquiera es un hecho que México y Estados Unidos se vean las caras en la final de la Copa Oro, pero este miércoles ya ambas aficiones se dieron un "quién vive" en las semifinales d este certamen.

En las sedes donde ha jugado "el Tri" en esta competencia, Chicago, Phoenix, Charlotte y Nueva Jersey, era evidente la mayoría de afición mexicana en el estadio, sin embargo, ahora, al encontrarse también el conjunto local, las cosas han cambiado.

Ubicado en pleno "corazón" de esta ciudad, el Georgia Dome es un inmueble que está por cumplir su primer cuarto de siglo, y ha sido escenario de diversas actividades de los Juegos Olímpicos Atlanta 96, como la gimnasia, baloncesto y balonmano.

Así como Tazones Colegiales y eventos de Westrlemania XXVII, deportes de casa, sin embargo, gracias a la gran comunidad latina que existe, el futbol es una actividad que tiene una gran respuesta, además que los locales también estaban presentes.

La final sigue sin definirse, sin embargo, mexicanos y estadunidenses le "midieron el agua a los tamales", o en el caso de los de los estadounidenses, le "midieron el agua a los hot dogs", en todos los sentidos.

No todo es rivalidad, se pueden ver grupos de amigos o parejas, que visten el verde blanco y rojo, y otros que son completamente de las "barras y las estrellas", conviviendo muy a gusto.

En otros casos sí era más evidente la animadversión entre ambos países, más allá que muchos de ellos conviven en el día a día en esta sitio, en todos los sentidos.

Y aunque el balón entra ambos equipos no ha rodado, el primer "gol" fue a favor de los pupilos de Miguel Herrera, hay que un "paisano" revendía algunos boletos, solo que del "sapo era la pedrada".

Ya que si era para algún portador de la "verde", y no de esa hierba que se fuma", el precio era de 150 para la zona de arriba y 300 para abajo, en cambio, si se trataba de un local, el precio se elevaba a 200 y 350 de manera respectiva.

El primer paso está dado, solo falta que ambos cuadros hagan lo suyo para verse las caras el domingo en Filadelfia y definan al mejor de la Concacaf.