Sueño europeo de mexicanos, un mito

Después del año 2006, han sido 22 los mexicanos que emigraron al futbol de Europa; pocos han logrado consolidarse y lograr cosas importantes


El 'Kikin', Omar Bravo y Pablo Barrera son algunos de los jugadores que pasaron desapercibidos en Europa
El 'Kikin', Omar Bravo y Pablo Barrera son algunos de los jugadores que pasaron desapercibidos en Europa (AP / EFE)

Ciudad de México

Hablar de jugadores mexicanos en Europa, es remontarse en automático a las figuras de Hugo Sánchez y Rafael Márquez, quienes probablemente sean los dos máximos exponentes de nuestro balompié en el ‘viejo continente’, pues ambos dejaron una profunda huella en su respectivo paso por Real Madrid y Barcelona, dos de los clubes más importantes del mundo.

Históricamente, han sido muchos los mexicanos que prueban fortuna en el balompié europeo, sin embargo, fue después del Mundial de Alemania 2006 cuando estalló el ‘boom’ de futbolistas que, con la ilusión de forjar su leyenda en algún club de gran envergadura, emigraron a ese continente; los casos de éxito han sido muy contados. 

22 elementos nacidos en México viajaron a Europa después del 2006, de los cuales, doce siguen jugando allá, dos ya se retiraron y ocho volvieron a territorio azteca para terminar su carrera; únicamente seis han sido campeones de liga.

Aquí un recuento de cómo les fue y lo que han cosechado los que aún permanecen entre las diferentes ligas que componen la UEFA.

PISARON FUERTE

Con buenas actuaciones, hubo quienes de inmediato lograron ganarse un puesto en los equipos donde fueron contratados, además, conquistaron campeonatos y se ganaron el respeto de su público.

Pavel Pardo y Ricardo Osorio coincidieron en aquel Stuttgart de Alemania campeón de la Bundesliga, la última en el palmarés del equipo; ambos jugadores fueron pieza clave en la obtención de este título.

El PSV de Holanda no oculta su gusto por los jugadores mexicanos, pues hasta hoy, han sido cuatro los que han defendido sus colores; Andrés Guardado, Carlos Salcido, Francisco Javier Rodríguez y Héctor Moreno, de los cuales, Guardado y Salcido ya se coronaron con el equipo.

El Maza, que jugó tres años con ‘Los Granjeros’ solo pudo ganar una supercopa, aunque fue pieza importante del equipo.

Moreno, por su parte, hizo lo propio al conquistar una Eredivisie en su segundo año con el AZ Alkmaar, equipo con el que jugó cuatro temporadas.

En Inglaterra, ‘Chicharito’ conquistó cinco títulos con el Manchester United, dos de ellos fueron de Liga, además de ser titular en una final de Champions League, eran épocas donde gozaba de protagonismo, anotando goles que lo llevaron a ser uno de los consentidos del público.

PARA LA ANÉCDOTA

Como un berrinche o capricho que todo jugador quiere cumplir, y respaldados por el talento que en ese entonces presumían, hubo quienes emigraron para regresar tiempo después sin más que historias para contar.

Pablo Barrera nunca pudo dar el ancho en los clubes donde fue requerido;  Efraín Juárez, quien obtuvo dos títulos con el Celtic y después jugó en el Zaragoza, corrió con la misma suerte de Barrera; Omar Bravo, flamante máximo goleador de las Chivas, tuvo un paso fugaz por el Deportivo La Coruña;  Javier Aquino acertó en volver a Tigres, donde es pieza clave del equipo, ya que, en España, lo máximo que pudo lograr fue el ascenso con el Villarreal.

Aarón Galindo también probó fortuna en España, Suiza y Alemania, aunque nunca pudo mostrar su talento; Francisco Fonseca jugó la temporada 2006-2007 en el Benfica, jugó ocho partidos y anotó dos goles. Números que hablan por si mismos.

A REDONDEAR SU ACTUACIÓN

Héctor Herrera, jugador del Porto, encabeza la lista de jugadores que, a pesar de ser constantes en sus respectivos clubes, aún deben redondear sus actuaciones con la obtención de algún título importante; el ex de Pachuca lleva tres temporadas los ‘Los Dragones’, donde ha conquistado una Supercopa y ningún campeonato de liga.

Miguel Layún, que volvió a tierras europeas después de un importante crecimiento futbolístico con el América, logró el ascenso con el Watford de Inglaterra, equipo con el que apenas disputó un par de encuentros en la Premier League y donde era frecuentemente utilizado por el entrenador; hoy forma parte de los cuatro mexicanos que conforman la primera plantilla del Porto, donde jugará Champions League y tratará de seguir creciendo.

Jesús Manuel Corona, quien tuvo que ir escalando posiciones en el Twente de Holanda, revirtió las malas impresiones que había dejando en un principio, con base en buenas actuaciones logró hacerse de un puesto en el once titular; hoy también representa al Porto, en una inmejorable oportunidad de seguir mostrando calidad que le permitan conseguir cosas importantes tanto en liga como en Champions.  

ES AHORA O NUNCA

Este sector está reservado para aquellos que no han podido demostrar su talento, pues no gozan de los minutos suficientes, o bien, deben competir en posiciones donde adelante hay gente de alto calibre que retrasa su crecimiento.

Diego Reyes y Raúl Jiménez hicieron bien en cambiar de equipo para la presente temporada, pues cuando representaban al Porto y Atlético de Madrid, respectivamente, fueron contadas las veces que, como máximo, eran convocados para los partidos.

Hoy Reyes es indiscutible en la Real Sociedad de España, mientras que Jiménez ya se estrenó como goleador en el Benfica de Portugal, ambos tienen un futuro promisorio que deberán confirmar con el pasar de los juegos.

Guillermo Ochoa pasó de ser estrella del Ajaccio en Francia –Club con el que descendió-, a la sombra de Carlos Kameni en el Málaga de España, donde no ha tenido un solo minuto de juego en el torneo de liga, el arquero decidió quedarse en el club con la ilusión de revertir esta situación.

Raúl Gudiño promete, el joven arquero funge como tercer portero del Porto, donde deberá ser paciente ante un monstruo como Iker Casillas defendiendo el arco del equipo.

Alan Pulido es una incógnita, el ex de Tigres fue fichado por el Olympiacos de Grecia, donde apenas disputará su primer torneo, ya había tenido actividad con el Levadiakos de ese país, equipo con el que finalmente descendió.