Favoritos sin estrellas

Ni Brasil ni Argentina contarán con sus máximas figuras en esta Copa América; Neymar, por decisión de su técnico, y Messi, por lesión muscular

Neymar y Lionel Messi
Neymar y Lionel Messi (Reuters)

California, EU

Sin Neymar y con interrogantes en todos los sectores del campo, Brasil debuta este sábado en la Copa América Centenario ante un Ecuador que marcha con pie firme en la eliminatoria mundialista sudamericana.

Dado que los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro están a la vuelta de la esquina, la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) y el técnico Dunga tuvieron que elegir dónde utilizar a Neymar, referente y goleador del equipo a quien su club, Barcelona, decidió liberar para solo uno de los dos torneos del representativo. Y la decisión fue priorizar la búsqueda de la primera medalla olímpica de oro en su propio patio.

A la ausencia de Neymar se suman las bajas por lesiones de jugadores como Douglas Costa, su reemplazo Kaká, Rafinha y Ederson, y de Luiz Gustavo por una situación familiar. Tampoco estarán otros referentes de la Verdeamarela como los centrales David Luiz y Thiago Silva.

“Obviamente, nos gustaría tener a Neymar aquí, pero aun así este es un equipo de primera línea, competitivo y dispuesto a pelear hasta el final, para lograr el campeonato”, dijo Dunga. “Todos son jugadores de gran calidad, tanto en la parte defensiva como en la parte ofensiva. Los jugadores que han llegado nuevos se adaptaron a la selección con mucha naturalidad”.

Dunga no encontrará una voz solidaria por sus bajas en el bando ecuatoriano, donde el técnico Gustavo Quinteros espera que su grupo tenga la convicción para conquistar su primer título internacional.

Ecuador es una de dos selecciones que jamás ganaron la Copa América, pero llega en un buen momento como segundo de la eliminatoria sudamericana rumbo al Mundial de 2018.

El plantel ecuatoriano está encabezado por el volante Antonio Valencia, del Manchester United, y el delantero Enner Valencia, del West Ham.

En tanto, Lionel Messi se incorporó ayer a la concentración de la selección de Argentina para la Copa América Centenario, apenas un día después de testificar en Barcelona en su juicio por evasión fiscal.

El astro argentino entrenará por primera vez con el resto del plantel en Estados Unidos, el sábado por la tarde en la universidad de San Jose State, California, y el técnico Gerardo Martino podrá empezar a evaluar su condición para decidir si juega en el debut de la Albiceleste el lunes contra Chile.

“Tenemos un grupo enorme, y tenemos que convencer a los jugadores para poder llegar lejos”, afirmó el timonel argentino. El partido por el Grupo B se disputará en el Rose Bowl, de Pasadena, California.

Además del largo viaje desde España hasta la costa oeste de Estados Unidos, Messi se recuperaba de una fuerte contusión en las costillas y la zona lumbar que sufrió la semana pasada durante un partido amistoso frente a Honduras.

“La posibilidad de no contar con Leo es una situación que como equipo debemos sobrellevar y estar preparados para sortear esa responsabilidad”, dijo el mediocampista Augusto Fernández, previo al entrenamiento argentino.

“Todos deseamos que esté presente, pero la decisión que se tome será la mejor para su salud”, agregó el volante del Atlético de Madrid. “A Leo lo necesitamos en plenitud física, y en el caso que no pueda jugar, nosotros debemos superar esa adversidad, que no nos pese su ausencia”.

Al llegar a la concentración, Messi admitió al paso estar “contento y con ganas de ganar la Copa América”, pero se desconoce su estado físico.

El goleador arribó a Estados Unidos acompañado por el médico de la selección, Daniel Martínez, y por Marcelo Dandrea, masajista de la delegación y persona muy cercana al futbolista.

Martínez señaló que están “contentos con la evolución de Messi”, e indicó que “irá todos los días progresando en los trabajos, para estar cada vez mejor”.

Leo y su padre, Jorge Horacio Messi, declararon el jueves en un tribunal en Barcelona donde encaran un juicio por defraudar al fi sco español con 4.1 millones de euros (4.5 millones de dólares) por concepto de ingresos por derechos de imagen. El veredicto podría conocerse la próxima semana, aunque el fi scal pidió que se exculpara al ’10.