Barcelona sorteó al Betis y ya piensa en Atlético: 3-1

Messi, con par de penales, y un autogol de Figueras, enfiló el subliderato de la Liga en España, luego de una semana sinuosa para los culés tras la sanción de FIFA, tema que la grada recriminó al máximo organismo del futbol

Barcelona, España

El Barcelona batió por 3-1 al Betis y se mantuvo a la estela del Atlético de Madrid en la lucha por la cima de la Liga española.

El equipo azulgrana tuvo que sufrir más de lo esperado ante el último de la tabla para adjudicarse el triunfo; ahora, permanece un punto por debajo del Atlético, que antes ganó por 1-0 al Villarreal, a falta de seis jornadas para el final del campeonato.

La lucha directa entre Barcelona y Atlético continuará en el ámbito continental el miércoles, cuando se enfrenten en el Vicente Calderón por la vuelta de los cuartos de final de Champions League. El duelo de ida se saldó con un empate 1-1.

El equipo dirigido por Gerardo Martino encontró en el campo de juego algo de paz, luego de haber protagonizado una semana en el ojo de la polémica, a raíz de una sanción de la FIFA por supuestas irregularidades en los traspasos de jugadores juveniles. Ante esta situación, una manta monumental se desplegó en la grada del Camp Nou: "La Masía no se toca". 

El Barcelona pareció afectado por el escándalo que lo tuvo como protagonista y disputó uno de sus partidos más irregulares de las últimas semanas.

Dos goles de Lionel Messi (15 minutos, de penal, y 85'), y un gol en contra de Jordi Figueras (66') le permitieron a los catalanes sumar los tres puntos y celebrar su quinta victoria consecutiva en el campeonato local.

El Betis apenas pudo descontar con un gol de Rubén Castro (68') aunque en la segunda parte hizo el mérito necesario como para rescatar al menos un empate.

El conjunto comandado por otro argentino, Gabriel Calderón, perdió tres de sus últimos cuatro partidos y ya se encuentra a nueve puntos de la permanencia y con un partido más que sus rivales directos.

El primer gol de Messi le permitió a los anfitriones justificar la buena tarea realizada en el primer cuarto de hora. El argentino anotó la máxima pena, después de una falta en el área sobre Alexis Sánchez, y le dio tranquilidad a su equipo hasta el descanso.

Sin embargo, el Barcelona se durmió en la segunda mitad, bajó su exigencia física, posiblemente con la cabeza en el próximo duelo de Champions ante Atlético, y casi lo paga muy caro.

El gol en contra de Jordi y el segundo tanto de Messi, tras haber fallado el segundo penal ejecutado en el partido, aparecieron justo después de que el Betis amenazara con claridad la portería defendida por José Pinto.

Ahora, el equipo de Martino cambiará el chip y pondrá el foco exclusivamente en el duelo del miércoles por los cuartos de final de Champions, quizás el más importante de la temporada hasta el momento.