El ‘loco’ de la hielera, al mando del futbol francés

Marcelo Bielsa llegó al Marsella con técnicas poco ortodoxas; sin embargo, marcha como líder de la Ligue 1

Ciudad de México

Olympique de Marsella finalizó la temporada 213-14 en la sexta posición del futbol francés y, por consiguiente, el club se quedó fuera de competencias europeas. Fue ahí cuando el equipo tuvo su primer acercamiento con Marcelo Bielsa.

Bielsa, quien salió del Athletic de Bilbao en la campaña pasada, llegó al Marsella con un contrato por dos años, con el objetivo de regresar a la institución del sureste de Francia a las primeras posiciones, por lo que presentó a Vicent Labrune, presidente de la institución, algunas exigencias.

Llegó la pretemporada y, de inmediato, el 'loco' (apodado así por su carácter impredecible) impuso ejercicios al estilo militar, situaciónque el plantel calificó como de 'poco común'.

 

La campaña inició y las locuras de Marcelo no terminaron. En el alba de la 2014-15 de la Ligue 1, Bielsa criticó en plena conferencia a Labrune por no cumplirle con los jugadores que él pidió.

"El presidente del Marsellla me propuso que diseñáramos un proceso y él asumió compromisos que sabía que no iba a cumplir. Me enteré de la compra del central Doria cuando él vino a hacerse la revisión médica. Ninguno de los jugadores que ha llegado fue iniciativa mía. Yo pedí a Manquillo, Isla, Montoya, Coke, Ocampos, Tello, Medel, Stamboulli, Rekik y de esos no vino ninguno".

A pesar de su desacuerdo con los fichajes, Bielsa continuó al mando del Marsella y tiene al equipo en la cima del futbol francés, ya que lidera tras nueve jornadas con 22 puntos (siete ganados, un empatado y un perdido; le saca cinco unidades de ventaja al Bordeaux y siete al multimillonario Paris Saint Germain.

Los reconocimientos le han caído en cascada. La prestigiosa revista France Football (que forma parte del Comité que elige al ganador del Balón de Oro) dedicó su portada a Bielsa, sentado en una hielera (lo que es habitual en el argentino), mientras dirigía un partido; además, en las tribunas del nuevo Stade Vélodrome, es común escuchar a los aficionados corear el ¡Bielsa, Bielsa, Bielsa!

El ex entrenador de la albiceleste seguirá dando de qué hablar y, por el momento, 'el loco sentado en la hielera' seguirá en la cima del futbol francés, aunque sea por una semana más.