Razones para creer en Marco Fabián

Pese a que el volante ha sido señalado por algunos aspectos de indisciplina a lo largo de su carrera, ha demostrado tener calidad, misma que tratará de mostrar en su nuevo equipo

Marco Fabián con su playera
Marco Fabián con su playera (Tomada de Twitter de @eintracht_esp)

Ciudad de México

El nombre de Marco Fabián es para muchos sinónimo de fiesta e insensatez, un joven con talento que ha desaprovechado muchas oportunidades que el futbol profesional le ha brindado y que hoy tratará de erradicar para poder triunfar en su nueva aventura con el Eintrach Frankfurt del futbol de Alemania.

El propio jugador ha admitido en más de una ocasión que, como cualquier ser humano, ha cometido errores que le han valido perder credibilidad entre los aficionados que dudan de su profesionalismo, recalcando que han sido esos tropezones los que lo han hecho madurar y enfocarse en alcanzar sus objetivos.

La carrera del oriundo de Jalisco ha mostrado varios pasajes que le valieron ser contemplado en más de una ocasión por clubes de Europa, mismos que también lo volvieron uno de los jugadores más cotizados en el torneo local, vistiendo únicamente la casaca de equipos de gran envergadura como son Chivas y Cruz Azul.

En selección mexicana ha sido también pilar en la obtención de un par de títulos, como lo son la medalla dorada en Juegos Panamericanos y Juegos Olímpicos, en 2011 y 2012, respectivamente.

Fabián de la Mora se crió en las inferiores de Chivas, club con el que debutó en noviembre del 2007 a los 18 años, su calidad lo llevó rápidamente a ser uno de los consentidos del público, se volvió poco a poco indispensable en el esquema del técnico Efraín Flores gracias a la verticalidad que le proporcionaba al ataque rojiblanco.

Con el ‘Rebaño’ estuvo trece torneos en los que anotó 38 goles, siendo recordado principalmente por la grandiosa manufactura con la anotaba algunos de ellos, incluso, el propio Barcelona de España atestiguó en primera fila un par de bellas anotaciones en aquella goleada que el conjunto tapatío les propinó en 2011.

En Cruz Azul no pudo ayudar a conseguir el ansiado título, llegó como figura aunque nunca pudo adaptarse por completo a los capitalinos, aunque fue parte del plantel campeón de la Concacaf Liga de Campeones y el posterior Mundial de Clubes; dejó ocho goles en los 32 encuentros que disputó en la Liga, uno de ellos, nominado al Premio Puskas 2014 al mejor tanto del año.

Con el Tri ha sido contemplado para varias competencias; anotó cinco goles en el Preolímpico rumbo a Londres 2012, donde a la postre se  colgaría el oro, colaboró con siete dianas en el histórico título del certamen Esperanzas de Toulón celebrado en 2012. Fabián también fue incluido en el Tri que disputó el Mundial de Brasil 2014.

Antes de partir a Alemania, en lo que el jugador consideró “su última oportunidad” de emigrar el viejo continente, jugó dos torneos más con Chivas, donde anotó 10 goles en 28 partidos, además de alzarse con el título de la Copa MX ante el León.

Mucho más maduro, a sus 26 años, Marco Fabián ha prometido dejar huella en el Eintrach Frankfurt, donde llevará su exquisito futbol y su envidiable técnica individual por encima de la polémica que por muchos años lo ha perseguido.