Manchester City inaugura academia de futbol

Los magnates de Abu Dhabi llegaron al conjunto del City para modificar el futbol inglés, durante estos seis años han conseguido dos Ligas y dos Copas Nacionales, dejando de ser la sombra de su rival directo, el Manchester United

MANCHESTER, Inglaterra

El lunes, el campeón inglés inauguró su lujoso centro de entrenamiento y desarrollo de jugadores de 300 millones de dólares, la Academia de Futbol del City. Un descampado lodoso en un barrio deprimido ha sido convertido en un centro deportivo de primera magnitud.

Conectado por un puente al estadio Etihad del club, aloja a todos los equipos del City, desde los más pequeños hasta los profesionales dirigidos por Manuel Pellegrini. Tiene 16 canchas, un estadio con capacidad para 7.000 espectadores para el equipo juvenil principal, además de instalaciones educativas y dormitorios.

El club fichó a jugadores de la talla de Sergio Agüero, Yaya Toure y David Silva. Pero el City dice que su academia deportiva es su inversión más importante.

En una infrecuente presentación pública, el presidente del club, Khaldoon Al Mubarak, dijo el lunes que la academia se propone ser "algo que diferencie verdaderamente el club como líder en el mundo del futbol", como primer paso de una promesa formulada cuando el Abu Dhabi United Group se hizo cargo del club en 2008.

La idea se inspiró en la academia Minanello del Milan, La Masía del Barcelona de la que se graduó Lionel Messi, el Instituto del Deporte Australiano y el Centro de Entrenamiento MSG de los Knicks de Nueva York, entre otros. Pero su director, Brian Marwood, asegura que no es "una copia" de ninguna de esas otras instituciones.

Expertos en la fisiología del sueño diseñaron los dormitorios de los futbolistas. Hay salas de crioterapia y una cámara hipóxica con cintas continuas donde los jugadores pueden entrenarse en distintas temperaturas.

"Uno quiere el club que te dé la mejor oportunidad", dijo el lunes el ex volante de la selección francesa Patrick Vieira, que dirige el departamento de desarrollo de elite del City, refiriéndose al imán para los mejores jugadores juveniles. "A esa edad uno sueña con ser un jugador de la primera división. Creo que cuando vean estas instalaciones será una decisión fácil".

El jeque Mansour, propietario del City, dijo en 2008 que los dirigentes del club estaban "creando una estructura para el futuro, y no solo un equipo estelar".