El Málaga vence de visita a la Real Sociedad de Vela

El cuadro malagueño consiguió su cuarta victoria consecutiva, en u ecnuentro donde Guillermo Ochoa no vio acción; Carlos jugó los 90 minutos por el cuadro Txuri Urdin

Málaga venció 0-1 a la Real Sociedad
Málaga venció 0-1 a la Real Sociedad (EFE)

SAN SEBASTIÁN, España

El Málaga enlazó en Anoeta su cuarta victoria consecutiva con la que podría dar la puntilla al entrenador de la Real Sociedad, Jagoba Arrasate, en un partido en el que los donostiarras volvieron a demostrar que han perdido el norte en su fútbol y fueron despedidos con pitos de sus aficionados.

Javi Gracia consigue por fin un triunfo ante su exequipo y el Málaga mejoró una estadística adversa en el estadio guipuzcoano gracias a un juego eficaz e inteligente con el que salieron a relucir las carencias de los donostiarras.

El partido comenzó intenso, los realistas se jugaban mucho en este encuentro y el Málaga quería seguir su progresión en la tabla, lo que deparó una primera mitad vistosa en la que sobresalieron Zurutuza por los locales y Juanmi por los andaluces.

El equipo de Javi Gracia sabía de los aprietos de la Real y trataba de sacar tajada con un trabajo de desgaste que hiciera aflorar los nervios en Anoeta para poner así el partido de cara a sus intereses.

El Málaga, fiel además a su estilo descarado fuera de casa, encerró en algunos momentos a la Real en su campo aunque la defensa vasca estuvo mejor que en otras ocasiones para abortar toda forma de peligro.

Las ocasiones de gol brillaron por su ausencia y no sería hasta el minuto 32 cuando se registró el primer y único remate con peligro en una de las dos porterías, obra de David Zurutuza tras un saque de esquina que prolongó para llevar el balón al larguero, con Kameni batido.

La Real languideció tras el descanso, buscaba la portería rival con más corazón que acierto y el Málaga se sintió cómodo porque veía que los donostiarras parecían incapaces de hacer un gol aunque el partido se hubiera prolongado infinitamente.

Los andaluces sólo tuvieron que esperar su momento y éste llegó en el minuto 72 cuando una absurda perdida de balón de los locales en el medio del campo la aprovechó Amrabat para generar un fulgurante contraataque y asistir a Juanmi, que marcó a placer en la portería de Zubikarai.

Hasta el final ya fue el quiero y no puedo habitual esta temporada en la Real Sociedad, el Málaga gestionó su renta a placer y entre los lamentos del público los de La Rosaleda obtuvieron un justo triunfo que pudo ser más amplio si entrar el balón al palo de Darder en el descuento.