Suárez no opina sobre su ausencia en Balón de Oro

Suárez evitó así responder si esa ausencia se debía a un castigo de la FIFA por su mordisco al italiano Giorgio Chiellini durante el pasado Mundial de Brasil

Luis Suárez
Luis Suárez (fcbarcelona.com)

BARCELONA, España

El delantero uruguayo del Barcelona Luis Suárez prefiere no hablar sobre su ausencia en la lista de 23 nominados al Balón de Oro "para no entrar en problemas", según una entrevista concedida este lunes a la emisora catalana RAC1.

Preguntado por su ausencia entre los nominados al Balón de Oro, Suárez contestó: "A todo el mundo le llama la atención que habiendo sido elegido el mejor jugador de una de las mejores ligas del mundo y máximo goleador de Europa... pero prefiero callar para no entrar en más problemas".

Suárez evitó así responder si esa ausencia se debía a un castigo de la FIFA por su mordisco al italiano Giorgio Chiellini durante el pasado Mundial de Brasil, una acción por la que fue sancionado con cuatro meses de suspensión (y nueve partidos con Uruguay).

El pasado martes, la FIFA desveló la lista de 23 nominados para ganar el Balón de Oro-2014, en la que no figura Luis Suárez, pese a ser designado el mejor jugador de la pasada Premier League (cuando era jugador del Liverpool) y finalizó como máximo goleador de las ligas europeas con 31 tantos, los mismos que anotó el portugués Cristiano Ronaldo en el Real Madrid.

En esa lista están todas las estrellas actuales del balón (entre ellas el propio Ronaldo, el argentino Lionel Messi, el brasileño Neymar, el colombiano James Rodríguez y seis alemanes campeones del mundo), y la ausencia más significativa es la de Suárez, pese a haber completado el pasado curso una de las mejores temporadas como profesional en las filas del Liverpool.

El castigo finalizó hace 10 días, por lo que Suárez ya ha podido jugar dos partidos con su nuevo equipo. Dos encuentros, curiosamente, que han supuesto las primeras derrotas del Barcelona esta temporada (3-1 contra el Real Madrid en el debut de Suárez y 1-0 el sábado contra el Celta).

 

- Dos partidos con el Barça, dos derrotas -

 

"No ganar da bronca, sobre todo jugando de local. Creamos ocasiones contra el Celta y tuvimos buena actitud pero el fútbol te da revancha y ahora llega el partido de Ámsterdam", declaró Suárez.

"Es complicado asumir la derrota pero la responsabilidad es de todos, no porque estén (el argentino Lionel) Messi, (el brasileño) Neymar y Suárez", agregó, sobre la coincidencia de las derrotas con el hecho de que hayan coincidido en el campo las tres estrellas azulgranas.

Curiosamente, Suárez podría marcar su primer gol como azulgrana contra el Ajax el miércoles, el equipo en el que se dio a conocer en toda Europa: "Fui capitán con 22 años de un club tan histórico como el Ajax. Fue un club que me dio cosas para aprender, Le estoy agradecido porque me ayudó a mejorar técnicamente. Llegué con limitaciones técnicas de Uruguay y mejoré mucho. Es una escuela de fútbol".

"Fue el primer equipo en el que jugué Champions y ahora vuelvo a jugarla con el Barça contra el Ajax. Otra vez el destino", bromeó con respecto al hecho de que su debut con la camiseta del Barcelona fuese contra el Real Madrid, el gran rival del Barcelona.

"Llama la atención que de los 19 equipos que hay juegues contra el Madrid y en el Bernabéu. No pensé dónde estaba jugando, sólo estaba concentrado en el partido. Fueron nervios y tensión", explicó sobre su debut contra un equipo con el que muchas veces se le relacionó.

"Nunca me sentí cerca (del Real Madrid). Sí hubo conversaciones con varios equipos (para ficharle)", dijo.

 

- Dejó de sentirse profesional -

 

Suárez, en esta larga entrevista, también se refirió brevemente al episodio del mordisco a Chiellini: "Me dolía mucho escuchar a mi hija, que tiene cuatro años, cuando me preguntaba 'Papá, ¿por qué no estás jugando?'. No me sentía profesional por un error. Que me pusieran la cruz así me dolió mucho. Le expliqué a mi hija por qué me equivoqué para que viera que su padre no es perfecto y que también es humano".

El 9 de la Celeste habló también de temas más personales y familiares, de cuando podía visitar de incógnito Barcelona para ver a su familia política (su esposa, Sofía Balbi, se trasladó con sus padres a Barcelona cuando el jugador y ella eran adolescentes y Suárez aún jugaba en su país).

"Hoy en día estamos cumpliendo un sueño viviendo en Barcelona, que es la ciudad que supuestamente nos separó, jugando en el Barça y viviendo con nuestros hijos... La historia de mi vida podría ser una película", bromeó.