Suárez acudirá a otra instancia

El delantero charrúa pedirá la ayuda del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) una vez que la FIFA rechazara su apelación

Luis Suaréz en conferencia de prensa después del encuentro frente a Italia
Luis Suaréz en conferencia de prensa después del encuentro frente a Italia (Reuters)

Ciudad de México

El flamante jugador del Barcelona Luis Suárez acudirá al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) después que la FIFA rechazara suavizar la sanción que le impuso de nueve partidos oficiales con Uruguay de suspensión y cuatro meses de prohibición de actividades relacionadas con el fútbol.

"Sabíamos que la decisión corporativa de lo que es la FIFA no sería muy favorable", dijo el abogado del jugador, Alejandro Balbi, a la radio española Cope, recordando que "vamos a recurrir al TAS. En las próximas horas lo vamos a hacer en forma".

"Seguiremos trabajando desde el punto de vista jurídico como corresponde", añadió Balbi en declaraciones este viernes, día en que se oficializó el traspaso del jugador uruguayo al Barcelona.

Balbi lamentó el hecho de que la comisión de disciplina de la FIFA no tomara en cuenta la declaración de Suárez arrepintiéndose de su mordisco al italiano Giorgio Chiellini en un partido de la fase de grupos del Mundial de Brasil.

"Creimos que era un elemento importante, pero hemos visto que a los señores de la FIFA poco les va el hecho de confesar o arrepentirse del hecho", afirmó Balbi.

"Los nueve partidos pueden parecer exagerados, pero no poder ver un partido de fútbol, o entrenar y desempeñar tu trabajo, es hablar de cosas más desagradables", insistió el abogado, quien mostró su esperanza de que el TAS revoque una sanción que calificó de "totalitaria".

La Comisión de Apelación de la FIFA anunció el jueves que había rechazado los recursos presentados por Suárez y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) contra la sanción impuesta al jugador por su mordisco a Chiellini.

Este decisión llegó la víspera de que este viernes el Barcelona anunciara el fichaje del delantero uruguayo para las próximas cinco temporadas.

Aunque ni el Barcelona ni el Liverpool precisaron el monto del traspaso, la prensa española cifró en 81 millones de euros el fichaje.