Barcelona, el mayor fracaso de Van Gaal

El técnico holandés podría tener las horas contadas en el banquillo del Manchester United, después de la derrota de este sábado ante el Stoke City, situación que se asemeja a la que vivió con el Barcelona 

Louis van Gaal hiló su tercera derrota al frente del Manchester United
Louis van Gaal hilo su tercera derrota al frente del Manchester United (Reuters )

Ciudad de México

Louis van Gaal es un técnico que se ha caracterizado por tener una obsesión con la ética en el trabajo, ex jugadores y ahora estrategas como Luis Enrique han manifestado que es una persona con la que se llega a tener muchos enfrentamientos, especialmente por su ideología dentro del terreno de juego. Él busca que tanto directivos como la prensa no se metan con su trabajo, dejando a cada uno en el lugar que deben de estar.

El holandés inició su carrera como entrenador en 1991 con la escuadra del Ajax, equipo donde logró títulos como la Eredivisie, la Copa y Supercopa de los Países Bajos; también se coronó con el Barcelona en la Copa del Rey y dos veces en la Liga, en su primera etapa, convirtiéndose en un estratega de títulos y experiencia en el balompié del Viejo Continente. Ha conociendo a jugadores de renombre como Dennis Bergkamp, Juan Román Riquelme y vio nacer a futuras estrellas como Xavi Hernández y Andrés Iniesta.

Como ha tenido momentos de éxito, también ha pasado por etapas complicadas como fue el caso con la escuadra azulgrana, donde vivió por primera vez una crisis al frente de un equipo que dirigía.

La primera etapa con el Barcelona fue de títulos, los catalanes buscaban a un personaje que mantuviera viva la ideología que implementó Johan Cruyff, del juego en conjunto como hizo Holanda, pero Van Gaal la modificó a su estilo, trayendo consigo sus primeras confrontaciones con jugadores, como con Stoichkov, quien recientemente declaró que se trataba de una persona "mediocre", quien por su culpa distintos jugadores dejaron plantillas de equipo que ha dirigido.

Aunque el vestuario y jugadores como Rivaldo no se encontraba cómodo con Louis, se ganó títulos, los problemas empezaban a consumir al estratega y la situación con la prensa se complicó, teniendo como consecuencia haber perdido la Liga.

"Queridos amigos de la prensa, yo me voy. Felicidades", sentenció a los medios de comunicación. Su era terminó y pasó a dirigir la selección de Holanda.

Su regreso con el Barcelona asomaba nuevos cuestionamientos, fue aquí donde vivió uno de sus mayores fracasos. A su llegada prescindió de los servicios de Rivaldo, jugador con el que no ingeniaron a su primera etapa, y donde lo culpó de no haber ganado la el torneo local por cambiarse de posición. Debutó a jugadores como Víctor Valdés y Andrés Iniesta, promesas que tiempo después se volverían referentes de la escuadra y selección nacional.

A mitad de la temporada 2002-2003, el equipo se encontraba en la posición 13 de la tabla general, donde había ganado seis encuentros, empatado cinco y ocho derrotas; el balance no era bueno, situación que preocupó a los directivos y también la relación que mantenía con las promesas del conjunto, dejó a un lado a Xavi Hernández, un joven que llegaba para suplir a Guardiola, pero que el técnico no lo veía con la capacidad de cargar a un grupo como el Barcelona.

Los malos resultados lo llevaron a rescindir de la escuadra catalana, convirtiéndose en una temporada tormentosa para el holandés. Después de vivir el peor momento como técnico, dirigió al AZ Alkmaar, el Bayern Múnich, de nuevo la selección de Holanda y actualmente al Manchester United, equipo donde también empieza a revivir su peor temporada.