La Liga de los campeones

La Liga de España arranca este fin de semana, un torneo que promete una batalla colosal entre Real Madrid y Barcelona, con el Atlético en discordia; mientras el resto de los equipos pelearán por ser buenos animadores

Iker Casillas levantando la copa de Liga de Campeones
Iker Casillas levantando la copa de Liga de Campeones (Mexsport)

MADRID, España

El campeón de Champions y el subcampeón, el campeón de Europa League, el de goleo en Brasil 2014, el Balón de Oro y el de plata, la Bota de Oro y el Eibar, un equipo que se mantiene principalmente con las aportaciones de una ferretería jugarán la temporada 2014-2105 de la Liga. Se dice que Madrid y Barça han acabado con la competitividad en la Liga, lo que nunca se dice es que gracias a ellos, la Liga goza de exposición universal y por lo tanto, ofrece la posibilidad de formar parte de un mercado con millones de personas. El panorama para los cinco equipos "secundarios", no es desolador. Sus modelos económicos se han ido puliendo poco a poco. Mientras que Athletic Club y Real Sociedad gozan de una estructura muy sobria, casi milenaria, basada en un crecimiento piedra sobre piedra, Atlético de Madrid vive de sus variados y recientes triunfos y la venta de jugadores clave que le permiten ir cubriendo una deuda que hasta hace tres años parecía aplastante. Sevilla y Valencia fueron apretados incluso por la justicia. El saneamiento de estos clubes más lento que el del resto, empieza a generar confianza en el mercado. A Sevilla llegaron nuevos gestores y a Valencia un empresario chino, que en apariencia ofrece certeza para la inversión. La Liga española va reflotando a sus clubes emblemáticos, los que detienen el carro de las bestias y jalan del resto, eso y una correcta distribución del ingreso en el mediano plazo frente a Madrid y Barça, le devolverán el equilibrio en los despachos a la mayoría.

EL CAMPEÓN DE CHAMPIONS

El Bernabéu es un gran joyero, al interior del aterciopelado estadio, la caja musical de Florentino Pérez, sigue creciendo uno de los proyectos más cuestionados de todos los tiempos. De Luis Figo a James Rodriguez, han desfilado por esta enorme pasarela los futbolistas más caros de los últimos veinte años. Un sistema que arroja mayores dividendos fuera del campo que dentro de él. Frente al dispendio, la prudencia llega con Ancelotti. El técnico reservado, el hombre discreto que dirige con naturalidad un vestuario donde los jugadores se cambian entre rubíes, diamantes y esmeraldas. El modelo del Madrid flaquea con los futbolistas de madera. Ángel Di María es otro ejemplo de la ruptura entre su sistema de mercado y su sistema futbolístico. Di María, clave en el campo, no es determinante para Florentino.

EL SUBCAMPEÓN

Al Atlético se le recordará más por el subcampeonato de Champions que por el campeonato de Liga. El título local, una temporada de gran mérito, fue opacado al final por la que pudo ser una de las grandes proezas de la historia reciente.  Un campeonato europeo lanza clubes al universo, la Liga, en cambio, los mantiene con los pies en la tierra. Y eso por ahora sigue siendo el Atlético, un equipo terrenal, muy serio, que maneja sus carencias como virtudes. Alrededor del Atlético han crecido piedras, hoy además de ser protagonista en la compra-venta de jugadores, puede decir que está teniendo éxito con su cantera. El medio campo de Simeone formado por Koke, Gabi, Mario y Saúl, es producto de una raíz bien profunda, que ha trepado entre espinas. Con este tipo de futbolistas, artesanales, y jugadores espirituales como Godín y Miranda, se forma la médula espinal de un equipo reforzado quirúrgicamente. Hombre por hombre, para jugar partido a partido. La filosofía de Simeone está tallada en los huesos de sus hombres.

EL CAMPEÓN DE EUROPA LEAGUE

Sevilla simboliza como pocos clubes en España, la competitividad que la Liga tiene en Europa. Se ha vuelto un animador en la segunda competición continental y un rival de cuidado para clubes grandes. Aunque parezca junto con Valencia un cuadro de segunda mano, Sevilla garantiza pelea. El pasado fue un año de recapitalización, la venta de Rakitic, dolorosa en el campo, tapa otro de los huecos financieros que arrastran este tipo de entidades. Da la impresión que Sevilla vendió más de lo que compró, pero este tipo de clubes con el paso de la crisis, se han vuelto expertos.

EL CAMPEÓN GOLEADOR

La etiqueta de James Rodriguez es la más pesada del campeonato, el colombiano llega vestido de sensación para ejercer como goleador del último Mundial. Una posición engañosa en el campo del Bernabéu, que tiene en ese puesto a Cristiano. James no puede ser el goleador del Madrid, en cambio está llamado a ser el cerebro. Una especie de Zidane, si queremos agregarle más presión al colombiano. El jugador sobre el que pesará la suplencia de Isco y la escapatoria de Di María. A James se le va a juzgar, necesitará carácter para luchar contra su precio y al mismo tiempo buscarse un hueco definitivo en el esquema de Ancelotti, donde Kroos, el otro gran refuerzo, parece mandado a hacer. James tiene talento y personalidad, el problema es que en un equipo como el Madrid, lo bueno es enemigo de lo mejor y eso, causa ansiedad.

EL BALÓN DE ORO

La historia de Cristiano Ronaldo con Portugal ha terminado, un brillante jugador de clubes dentro de una selección opaca. Cristiano es otra de las grandes víctimas del Mundial, busca cura en el Madrid, una nueva campaña que lo devuelva a los primeros planos que durante unas semanas las grandes estrellas de Brasil 2014 le arrebataron. Imponente en cada pretemporada, Cristiano encarrila al equipo físicamente. Es la vara de medir en el plantel. Si Cristiano se entrena como un juvenil, al resto no les queda otra opción que emparejarse. El primer título del año, Supercopa de Europa, lleva su nombre, pero ya han empezado las molestias sobre viejas lesiones en un delantero de su trayectoria. Cristiano debe cuidarse más que otros años, el ritmo que acostumbra mantener, jugando todos los partidos de todos los torneos, puede ser su peor enemigo.

EL BALÓN DE PLATA

Messi reincorpora al viejo Messi dentro de un futbolista de veintisiete años, en apariencia los mejores años del argentino ya los hemos visto. Su carrera durante los próximos cuatro, cuando cumpla treinta y uno, estarán atados inexorablemente a su pasado, maravilloso. Se espera que el nuevo Messi supere al viejo Messi, algo muy difícil incluso para él. Su futuro más que una incógnita es un reto. No hay por lo pronto señales que demuestren que ha vuelto a ser aquel. Del Mundial salió golpeado de los pies a la cabeza, necesita recuperación sobre todo arriba, en la cabeza. El paso del futbol y los partidos irán diagnosticando a qué tipo de Messi nos enfrentamos. Los clásicos y la Champions son los que ofrecerán una mejor respuesta de su estado.

LA BOTA DE ORO

Luis Suárez será la última gran contratación del Barça, inhabilitado por FIFA para fichar jugadores en los próximos dos periodos, invierno 2014 y verano 2015, el uruguayo no verá amenazada su posición de punta. Está obligado a entenderse con Neymar y Messi en una zona del campo donde su equipo ha llegado a jugar sin delanteros. Suárez llega al Barça avalado por Luis Enrique, un entrenador que necesita cargar de balones a un rematador infalible. Acostumbrado a generar costales de ocasiones por partido, el Barça de los últimos años carecía de un cazador. Falta tiempo para verlo en competencia, hasta el clásico vs. el Madrid su equipo tiene tiempo para hacerle un hueco, calibrar esa maquinaria de relojería en la que Suárez aparezca justo a tiempo para dar las campanadas.

LOS MEXICANOS

Cuatro futbolistas mexicanos tendrán protagonismo en posiciones clave. Carlos Vela y Giovani dos Santos nada tienen que demostrar, lo suyo es seguir creciendo y consolidar su proyecto de vida en la Liga. A Vela y Dos Santos sus técnicos y aficiones los consideran determinantes. Son titulares indiscutibles y jugadores acostumbrados al ritmo de competición europeo. Jiménez tendrá que aprender a entrenar con otra intensidad, primero por el apretado calendario del Atlético en Liga, Copa y Champions y segundo por el estilo de su entrenador. Simeone pide a sus delanteros un enorme sacrificio en la presión, recuperación y la lucha cuerpo a cuerpo. En pocos meses veremos un Jiménez más completo, embarnecido y embravecido por la competición. El caso de Memo Ochoa es distinto,fue comprado como titular y aunque su rendimiento no dependa del juego colectivo del Málaga, deberá ajustar algunos detalles fuera de los palos que en la Liga son valorados. Puede ser uno de los mejores años para los mexicanos.