Real Madrid, récord de triunfos en España

El 1-2 contra el Málaga valió la victoria 16 consecutiva de los merengues en la liga ibérica; 'Chicharito' y 'Memo' Ochoa se quedaron en la banca

16 victorias consecutivas del Real Madrid
16 victorias consecutivas del Real Madrid (Reuters )

Málaga

El Real Madrid afianzó su condición de líder de la Liga española al imponerse por 2-1 y marcar un récord de triunfos consecutivos en la historia del club.

El triunfo logrado en La Rosaleda por el equipo dirigido por Carlo Ancelotti fue el décimo sexto consecutivo, una marca que coloca al técnico italiano como el más exitoso en la historia del club español en lo que a victorias encadenadas se refiere.

Gracias al gol inicial de Karim Benzema y al final de Gareth Bale, Ancelotti superó hoy la racha de 15 victorias consecutivas que había firmado el español Miguel Muñoz en los años sesenta del siglo pasado y el portugués José Mourinho más recientemente.

Pero más que la anecdótica marca, Ancelotti saboreó el costoso triunfo, que colocó provisionalmente a su equipo cinco puntos por delante del Barcelona, su inmediato perseguidor.

El Real Madrid suma ahora 36 y espera un resbalón de los azulgrana mañana frente al Valencia para conservar una ventaja que, sin ser decisiva, podría comenzar a decantar el campeonato.

Por juego, el equipo de Ancelotti no se exhibió con la contundencia de jornadas anteriores. El Málaga, sexto clasificado de la Liga española, le complicó la vida tanto como el técnico italiano había previsto y hasta anotó en el suspiro final.

Ancelotti, que temía al grupo dirigido por Javi Gracia, salió sin Arbeloa, baja de última hora por un proceso febril, pero con toda su artillería pesada desplegada en la cancha: James Rodríguez, Toni Kroos e Isco, en la medular. Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale, en la ofensiva. Marcelo, Sergio Ramos, Pepe y Carvajal, sustituto de Arbeloa, en la zaga.

Un once de gala, sin rotaciones, para enfrentar a un equipo que, hasta que se doblegó ante el Atlético de Madrid, curiosamente el último equipo que derrotó a los de Ancelotti, había encadenado cinco triunfos consecutivos.

El Real Madrid no fue el equipo arrollador de otros partidos. Pero, ante la velocidad y el poderío goleador del líder de la Liga española, el Málaga evidenció algunas lagunas defensivas que pagó muy caras.

Al brasileño Weligton le costó un mundo frenar las cabalgadas de Bale por la banda derecha. Roberto Rosales no tuvo muchos menos problemas para contener a Cristiano Ronaldo por el carril contrario.

Y los centrales malagueños se tuvieron que multiplicar para controlar los movimientos en el área de Benzema, autor del primer tanto del Real Madrid.

El astro portugués se escapó por la banda izquierda, hizo un par de bicicletas, burló a Rosales con un fabuloso recorte y centró para que Benzema, en el área pequeña, batiera a Kameni con el exterior de su pierna derecha.

Weligton, que pugnaba con el delantero francés del Real Madrid, reclamó falta en vano. Corría el minuto 18 de partido y el líder de la Liga española reforzaba su condición.

Lo que siguió, lejos de ser una exhibición de dirigidos por Ancelotti, fue un toma y daca entre ambos equipos que, si no concluyó con algún más, fue gracias a alguna buena intervención de ambos arqueros y también a los palos.

El travesaño de Casillas repelió una falta muy lejana y muy bien lanzada por Duda al borde del receso. Con anterioridad, Kameni se había empleado bien ante otro buen lanzamiento de falta de Cristiano Ronaldo.

El segundo acto fue un quiero y no puedo de ambos equipos. El Real Madrid quiso ampliar su ventaja y no pudo, en buena parte, porque Kameni se exhibió en un par de jugadas muy claras.

El arquero africano le ganó primero un mano a mano a Isco, tan discreto en el regreso a la que fue su casa que acabó expulsado por doble amonestación.

Minutos más tarde, Kameni salvó un disparo de Cristiano Ronaldo que tenía toda la pinta de convertirse en gol.

La defensa malagueña dejó solo al astro portugués al borde del área pequeña y sólo los reflejos de Kameni impidieron la sentencia y, por primera vez en esta Liga, que Cristiano acabara sin un gol en su particular marcador.

Ésta llegó en el minuto 82, cuando Cristiano Ronaldo peinó de cabeza una perfecta asistencia para Bale que, a velocidad de vértigo, controló el balón con la izquierda y finalizó con la derecha. Kameni nada pudo hacer.

En el arco contrario, Casillas, muy inseguro por momentos, evitó que el Málaga recortara distancias antes de que se cumpliera el tiempo con un fabuloso lanzamiento de Juanpi.

Ya en el descuento, nada pudo hacer el portero del Real Madrid ante el fantástico cabezazo de Roque Santa Cruz.

El Málaga obtuvo su merecida aunque infructuosa recompensa. El Real Madrid, los tres puntos que buscaba para aumentar la presión sobre el Barcelona y firmar, de paso, una racha récord.