Los pilares del milagro en Leicester

La perfecta compenetración entre lo emocional y futbolístico, maquinada por Claudio Ranieri en sus principales piezas en el campo, convirtió una fantasía en realidad

Claudio Ranieri, N'Golo Kanté, Jamie Vardy y Riyad Mahrez
Claudio Ranieri, N'Golo Kanté, Jamie Vardy y Riyad Mahrez (AP )

Ciudad de México

Vichai Raksriaksorn, presidente del Leicester City al técnico Claudio Ranieri: "Claudio, este es un año muy importante para el club. Es muy importante para nosotros seguir en la Premier League. Tenemos que salvarnos", a lo que el técnico italiano respondió: "Desde luego. Trabajaremos duro en los entrenamientos y trataremos de lograrlo". Así fue el inicio de esta historia llamada 'Leicester City, campeón de la Barclays Premier League'.

El objetivo del club a la llegada de Claudio Ranieri a la dirección técnica era la salvación del descenso. Luego de un primer año regular, el equipo encontró el equilibrio, constancia y el nivel futbolístico suficiente para salir campeón de la Liga más competitiva del mundo, siendo un equipo relativamente chico económica y popularmente.

Muchos factores tuvieron como consecuencia el campeonato, sin embargo, hay cuatro que han apantallado a todo el mundo encabezando una hazaña pocas veces antes vista.

Un cerebro con corazón

Más que un técnico táctico y listo, Claudio Ranieri aprendió a motivar a sus jugadores sin la necesidad de instintivos o recompensas económicas. Si bien la conocida historia de la pizza por dejar la portería en cero es solo un ejemplo metafórico de esto, la conexión técnico-jugador existe, donde el hambre de triunfo es el principal vínculo.

En cuanto a lo táctico, pocas veces se le vio rotar su 11 base de no ser estrictamente necesario; Ranieri siempre supo lo que quería para su equipo. Un 4-4-2 que en ocasiones pasaba a ser 4-4-1-1; la idea era la misma.

Pulmón

"Este jugador, Kanté, corría tanto que pensé que debía llevar un paquete completo de baterías oculto en sus pantalones. Nunca paraba de correr en el entrenamiento", decía su técnico sobre N'Golo Kanté.

Pieza clave en el centro del campo. Aunque la distribución del juego del Leicester no pasa por sus pies, su sacrificio (11.5 kilómetros recorridos en promedio por partido) y aportación tanto en ataque y defensa lo han llevado a formar parte del 11 ideal de la liga esta temporada, además de ser llamado por primera ocasión a la selección francesa, cuando hace no mucho militaba en la tercera división de dicho país.

El héroe del pueblo

La historia de Jamie Vardy no es un secreto. Hace un par de años trabajaba en una fábrica siendo jugador amateur; el esfuerzo y dedicación lo han llevado a competir por ser el máximo goleador de la Premier League e incluso quitarle el lugar en selección a estandartes como Wayne Rooney y Daniel Sturridge. 22 goles y 8 asistencias, además de la reconocida entrega en el campo, es lo que le ha dado el de Sheffield al Leicester City.

El talento africano oculto en Francia

Riyad Mahrez llegó al equipo azul por medio millón de euros recién ascendió el equipo, dos años después, su valor ha aumentado un 200 por ciento.
"Es un genio, él es nuestra luz", en palabras de Claudio Raineri.

Si bien Vardy es el consentido de la afición, en parte por ser inglés, Riyad Mahrez no ha sido considerado solamente como el mejor jugador de los Foxes, sino también como el Jugador del año en la liga inglesa, logrando ser así el primer jugador africano en recibir el galardón. A pesar de no ser un centro delantero nominal, el extremo derecho registra 17 goles y 10 asistencias, números que respaldan la obtención de dicho nombramiento.