Juventus acaricia octavos en Champions

Los italianos derrotaron 0-2 al Malmo y están cerca de amarrar su pase la siguiente ronda del torneo, los suecos están eliminados pero con opciones de jugar Europa League 

Fernando Llorente anotó un gol en la victoria de la Juventus
Fernando Llorente anotó un gol en la victoria de la Juventus (Reuters)

Malmo, Suecia

El Juventus se impuso con justicia al Malmo con goles del español Fernando Llorente y del argentino Carlos Tévez, un triunfo que coloca al campeón italiano muy cerca de los octavos de final y elimina al equipo sueco, que aún puede meterse en la Liga Europa.

La Juve fue mejor, sobre todo en la segunda parte, en la que perdonó un resultado más abultado.

El partido empezó a todo trapo, al ritmo que le gusta jugar en casa al Malmo, que convierte cada disputa en una batalla y cuando recupera, se lanza a la piel del rival aprovechando la velocidad por banda o la segunda jugada que prolongan los delanteros.

Al Juventus le costó encontrar el sitio, y de entrada se dejó llevar por la propuesta rival, lo que convirtió el juego en un ida y vuelta con exceso de imprecisiones -a lo que contribuyó también el mal estado del césped- y falta de pausa, no precisamente lo que más le conviene a Pirlo, que apenas dejó algún detalle.

Ni Tévez ni el chileno Arturo Vidal conseguían desordenar al Malmo entre líneas, y Llorente, desasistido, no entraba mucho en juego.

Aun así, el conjunto italiano creó tres ocasiones de peligro: una contra culminada por Vidal, un remate forzado de Llorente y un disparo de Marchisio, todas bien resueltas por Olsen.

El Malmo amagó en un par de acciones en las que Thelin estuvo torpe y en general tuvo problemas para meter en apuros a Buffon.

Sólo en el tramo final, cuando el Juventus se había hecho con el control, perdonó en dos contras claras de Forsberg, que no acertó a superar al portero italiano.

El Juventus salió asustando en la segunda parte. Olsen salvó una buena dejada de Llorente a Marchisio y Tévez no llegó por centímetros a un centro en boca de gol. Todo en apenas dos minutos.

A la siguiente jugada, Marchisio filtró un pase de cuarenta metros entre los centrales a Llorente, que regateó con frialdad a Olsen y definió a puerta vacía.

Con Pirlo ya al mando y distribuyendo, la Juve controlaba con comodidad frente a un rival al que aparte de su inferioridad se le notó mucho que hace más de dos semanas que acabó la liga sueca.

Las ocasiones eran sólo italianas: dos cabezazos francos de Llorente, un tiro de Tévez, otro de Marchisio.

El Malmö, sin resuello ni muchas ideas, se agarraba a alguna acción aislada de Forsberg, pero nunca estuvo cerca de empatar.

La lógica acabó imponiéndose, y tras un tiro al larguero de Morata a dos metros de la línea de gol, Tévez culminó en semifallo una contra lanzada por Pogba, con un jugador sueco en el suelo.

El gol indignó al Malmo, que acabó con un recital de amarillas y Johansson expulsado por Pedro Proença, quien acabó saliendo escoltado y encarándose con los guardias de seguridad que trataban de que abandonara rápido el campo para evitar incidentes.

Aparte de rozar casi el pase a octavos, la Juve rompió además su gafe en Escandinavia, donde no había conseguido ganar tras tres empates en Dinamarca y dos en Noruega.