Alemania niega acusaciones de sobornos por Mundial 2006

La Federación Alemana de Futbol negó las acusaciones en las que los involucran con actos de corrupción para realizar la Copa del Mundo; descalificaron el reportaje de la revista el Spiegel.

Blatter en conferencia de prensa
El Presidente de la FIFA, Joseph Blatter, en conferencia de prensa (AFP )

BERLÍN, Alemania

La federación alemana de futbol negó las acusaciones de que pagó sobornos para conseguir la sede de la Copa del Mundo de 2006.

La DFB calificó como "totalmente infundado" el reportaje publicado por la revista alemana Der Spiegel sobre que la organización creó un fondo de 10.3 millones de francos suizos (unos 6 millones de dólares, en ese momento) para conseguir los votos de cuatro de los 24 miembros del comité ejecutivo de la FIFA.

La federación dijo que "refuta las conclusiones de los autores, realizadas sin ningún tipo de evidencia, de que los votos fueron comprados de esta manera para conseguir la Copa del Mundo". Agregó que "ni el presidente de la DFB ni ningún otro miembro del comité organizador estuvieron involucrados ni pudieron haber sabido de ese tipo de operación".

La DFB agregó que "se reserva el derecho" a demandar a Der Spiegel.

La FIFA señaló poco antes que las acusaciones de la revista son "serias" y serán investigadas.

Der Spiegel reportó que el fondo para pagar los sobornos fue creado con una contribución privada del ex jefe de Adidas, Robert Louis-Dreyfus.

El dinero fue utilizado para asegurar los votos de cuatro representantes asiáticos del comité ejecutivo, antes que el torneo fuese otorgado a Alemania el 6 de julio de 2000, indicó la revista.

La FIFA señaló que se tratan de "acusaciones muy serias" que "serán evaluadas como parte de la investigación independiente interna que realiza la FIFA bajo supervisión de su director legal con ayuda de asesores externos".

Los asiáticos se unieron a los funcionarios europeos para votar por Alemania, que se impuso 12-11 después que el neozelandés Charles Dempsey se abstuvo.

De los tres representantes asiáticos que todavía viven, Spiegel sólo identificó al surcoreano Chung Moon Joon, quien fue citado por la revista diciendo que "esas preguntas (sobre sobornos) no merecen una respuesta".

Spiegel dijo que Franz Beckenbauer, ex futbolista alemán y quien dirigió el comité de la candidatura, Wolfgang Niersbach, el actual presidente de la federación alemana (DFB), y otros altos funcionarios sabían de la existencia del fondo al menos en 2005.

El préstamo de Louis-Dreyfus supuestamente se mantuvo en secreto, y no apareció en el presupuesto del comité de la candidatura, ni tampoco en el presupuesto posterior del comité organizador del Mundial.

Spiegel indicó que Louis-Dreyfus pidió que le devolvieran el dinero un año y medio antes que empezara el campeonato, cuando el valor del préstamo era de 6,7 millones de euros. Beckenbauer, entonces presidente del comité organizador, y Niersbach, el vicepresidente, "empezaron en 2005 a buscar la manera de devolver los fondos ilícitos sin levantar sospechas", reportó la revista.

Spiegel reportó que se creó una pantalla con la ayuda de la FIFA, y que 6,7 millones de euros fueron transferidos al organismo rector como una contribución para una gala inaugural, que luego fue cancelada.

"El dinero fue pagado a una cuenta de la FIFA en Ginebra. De allí, la FIFA supuestamente transfirió el dinero a una cuenta de Louis-Dreyfus en Zurich", reportó Spiegel.

Louis-Dreyfus murió en 2009.

La DFB había informado previamente que investiga si un pago de 6,7 millones de euros hecho por el comité organizador del Mundial a la FIFA en abril de 2005 para un "programa cultural" fue usado inapropiadamente.

"Como parte de sus auditorías, la DFB no encontró evidencia de irregularidades. Tampoco hubo ninguna evidencia de que se hayan comprado votos de delegados como parte del proceso de candidatura", dijo la federación en un comunicado.

La vocera Pamela Mueller-Niese dijo a la AP que el ministerio del interior de Alemania "no tiene conocimiento" sobre el asunto.