Así fue el caso que llevó a la caída de Blatter y Platini

Ambos negaron haber cometido cualquier irregularidad en 2011, cuando Platini recibió 2 millones de dólares en dinero de la FIFA, aprobados por Blatter

Platini y Blatter
Platini y Blatter (AP)

ZÚRICH, Suiza

Un pago de dos millones de francos suizos sin justificar es lo que ha llevado finalmente a la caída de los dos hombres más poderosos del fútbol mundial, Joseph Blatter y Michel Platini.

El caso se hizo público en septiembre y el castigo se impuso hoy, pero los pasos que condujeron a la suspensión de ambos dirigentes durante ocho años empiezan en realidad en mayo, con el estallido del FIFAGate.

27 de mayo: Dos días antes de la reelección de Blatter como presidente de la FIFA, la policía suiza detiene a varios altos dirigentes en Zúrich a petición de la justicia de Estados Unidos, que informa de que está llevando a cabo una investigación contra la corrupción en el fútbol. La Fiscalía suiza abre también una investigación criminal por la polémica concesión de los Mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Qatar, respectivamente.

2 de junio: Aplastado por la presión judicial, mediática y política, Blatter anuncia que dejará el puesto de presidente. Su sucesor debe ser elegido en un Congreso extraordinario de la FIFA el 26 de febrero en Zúrich.

29 de julio: Platini, jefe de la UEFA, anuncia su candidatura a la presidencia de FIFA.

25 de septiembre: La Justicia suiza abre un proceso criminal contra Blatter por un dudoso arreglo con Platini en el año 2011. Blatter es interrogado en la sede de la FIFA en Zúrich y se registra su oficina. Platini también es interrogado, pero no como imputado, sino como "persona que puede ofrecer información". Según Blatter y Platini, el pago de dos millones de francos suizos (unos dos millones de dólares) bajo investigación es una remuneración atrasada por el trabajo de asesor que el francés hizo para la FIFA entre 1998 y 2002. No hay un contrato escrito que avale el pago, pero Blatter asegura que fue un "acuerdo entre caballeros".

7 de octubre: La comisión de ética suspende a Blatter y Platini de forma provisional durante 90 días mientras estudia el caso. Las sospechas se ciernen sobre el hecho de que el dinero fuera transferido con nueve años de retraso y justamente cuando Blatter aspiraba a la reelección y buscaba el apoyo de la UEFA, dirigida ya en 2011 por Platini.

18 de noviembre: La comisión de apelación rechaza los recursos de Blatter y Platini contra su suspensión temporal de 90 días.

20 de noviembre: Platini apela ante la Corte Arbitral del Deporte (CAS) y exige que se levante su suspensión temporal.

23 de noviembre: El presidente de la cámara de resolución de la comisión de ética de la FIFA, el alemán Hans-Joachim Eckert, abre oficialmente el proceso contra Blatter y Platini. Se habla de la posibilidad de suspensiones de por vida.

6 de diciembre: Un diario francés publica que hay un informe interno de la UEFA que podría indicar que hubo un contrato de Platini sobre sus actividades para la FIFA. Su abogado ve en ello una prueba exculpatoria. Los expertos, sin embargo, dudan de esa interpretación.

9 de diciembre: Platini declara ante la CAS.

11 de diciembre: El tribunal de Lausana confirma la sanción de 90 días a Platini, aunque concede que la suspensión temporal no puede ser prolongada por 45 días más, como preveía la primera resolución de la comisión de ética.

17 de diciembre: Blatter declara ante la cámara de resolución de la comisión de ética de la FIFA en Zúrich. Más tarde asegura que el juez Eckert le habría aclarado en la audiencia que no lo acusaría de corrupción.

18 de diciembre: Como había anunciado, Platini no comparece para declarar ante la comisión, ya que considera que el proceso es una "farsa" y que ha sido prejuzgado. Sus abogados piden su exculpación.

21 de diciembre: El juez Eckert publica el veredicto contra Blatter y Platini, que son suspendidos durante ocho años. La cámara no encuentra evidencias suficientes para sancionarlos por soborno o corrupción, pero sí para acusarlos de violación del código ético por ofrecer o recibir regalos, conflicto de intereses y deslealtad. El suizo asegura que el fallo es una "vergüenza" y anuncia que recurrirá la decisión ante la comisión de apelación de FIFA, la CAS o, si es necesario, ante los tribunales civiles suizos.