¿Por qué Sampaoli no vino a México?

El biógrafo autorizado del seleccionador argentino nos contó algunas razones a considerar para entender la decisión del campeón de la Copa América

Ciudad de México

Se conocen desde Casilda, al sur de Santa Fe, en Argentina, una localidad de no más de 40 mil habitantes y donde Jorge Sampaoli, de 55 años, es ídolo; Pablo Paván, el único biógrafo autorizado del seleccionador campeón de la Copa América, ronda la edad de sus hijos Alejandro y Sabrina, pero lo conoce como pocos.

El fruto de la cercanía entre Sampaoli y Paván va más allá de los 50 metros que separa a una casa de la otra; en Santiago, el seleccionador se llevó a Pablo a vivir a la suya, donde le dio acceso a su vida sin restricciones para hacer realidad el libro "No escucho y sigo", frase de la canción "Prohibido", de Callejeros, una de sus bandas argentinas favoritas, una leyenda que también se tatuó en el brazo izquierdo.

¿Pero Jorge sí se veía dirigiendo a México?

"Jorge es del día a día, va minuto a minuto; es decir, que no proyecta por fuera de lo que tiene planeado en lo próximo. Me cuesta entender de otra manera a Jorge, porque por ejemplo el lunes, después de ganar la Copa América el sábado 4 de julio, ya estaba trabajando en las oficinas (del complejo de Juan) Pinto Durán y ya había revisado el partido dos veces; es decir, es un hombre que no para, sino que sigue adelante sobre lo firmado, en el compromiso, y es difícil que se mueva de ahí, salvo que las estructuras se muevan en otro sentido, lo que hubiera sido pagar la cláusula. No solo la Federación Mexicana estuvo interesada, también de Brasil y Argentina antes de la Copa, ahora es normal que le lleguen un montón de, cuando menos, sondeos, porque ya se ha cotizado mucho su nombre".

¿Por qué crees que Jorge finalmente no vino a México?

"Básicamente porque había un contrato firmado y es muy difícil que una federación pueda torcer, digamos, lo que está escrito en base a una cláusula, que además es bastante alta; no sé si la Federación Mexicana de Futbol estaba dispuesta a soltar ese dinero (unos 12 millones de dólares) para romperla, pero en definitiva el contrato estaba firmado hasta finales de las eliminatorias con la renovación automática para dirigir en la Copa del Mundo; cuando el compromiso ya está hecho no se rompe, salvo la vía legal".

Paván, de 28 años, tiene claro cuál es la filosofía de Sampaoli, y distancia su figura de la creencia popular: "Por ahí a los periodistas nos gusta mucho hacer perfiles y acabamos tergiversando o magnificando a las personas; creo también que sí, es bielsista en su matriz, en su formación, pero esos lineamientos no son tan explícitos, en estos momentos a los equipos de Jorge los veo mucho más parecidos a los de Guardiola que a los de (Marcelo) Bielsa y esto te lo puedo asegurar porque lo he visto desde adentro. Jorge toma en cuenta un montón de rasgos, no solo de Bielsa y decir que es bielsista es simplificarlo, pero sí que es metódico y meticuloso".

En cualquier caso, no será México el equipo que Sampaoli dirija, pero rebelde como es, por ahora prefiere no escuchar y sí seguir en el camino que se ha trazado con Chile, porque como dice la canción de Callejeros, "... mucho de lo que está prohibido me hace vivir", el mensaje más significativo para el Zurdo en el momento más dulce de su carrera.