Aguirre habría recibido dinero, pero lo devolvió al ex dueño del club

De acuerdo a fuentes judiciales presentes en la declaración del 'Vasco', el entrenador mexicano tuvo en su poder 90 mil euros, pero al no saber específicamente de donde provenía el dinero, se lo devolvió al propietario del Zaragoza

Javier Aguirre, antes de sus declaración por amaño de partidos
Javier Aguirre, antes de sus declaración por amaño de partidos (Reuters)

VALENCIA, España

Javier Aguirre compareció ayer ante la juez Isabel Rodríguez por el caso del presunto amaño del partido Levante-Zaragoza, en el que su equipo obtuvo la victoria y se libró del descenso en la temporada 2011. Durante casi hora y media de declaración el mexicano le aseguró a la magistrada que sí recibió en su cuenta un deposito (90 mil euros) mismo que devolvió al ex propietario del club maño, Agapito Iglesias, porque eso no lo especificaba su contrato.  

De acuerdo a fuentes judiciales, Aguirre, quien se negó a hablar a los medios de comunicación presentes en la Audiencia Provincial de Valencia, en ningún momento negó a la juez haber recibido el dinero cuya intención era retirarlo en metálico de su cuenta bancaria y posteriormente entregarlo a jugadores del Levante.  Por eso, en cuanto el “Vasco” se percató del depósito habló a Iglesias para preguntarle por dicho depósito.

El ex propietario del Zaragoza le comentó que correspondía al pago de primas y fue entonces cuando Aguirre sacó el dinero del banco y lo metió en un sobre para devolvérselo a su ex patrón a quien le subrayó que en su contrato no se especificaba recibir ese depósito, todo esto se lo contó el mexicano a la magistrada, siempre según fuentes judiciales.  

En ese momento de la declaración, una más que desmonta la versión de Agapito, el abogado de éste le preguntó a Javier si tenía un papel firmado por Iglesias en el que indicara que había devuelto el dinero a lo que el “Vasco” respondió que no.  

Otro que coincidió con la declaración de Aguirre fue Francisco Checa, ex consejero del equipo, quien un par de horas antes también le aseguró a la magistrada que el Consejo de la entidad maña “nunca” acordó para primas a jugadores por el duelo Levante-Zaragoza.  

Muy 'campechano' 

La juez había ordenado a Javier Aguirre declarar a las 13:30 (horario español), pero el mexicano arribó 45 minutos antes. Tomó por sorpresa a los casi 60 representantes de los medios de comunicación al llegar por el lado contario al de los anteriores inculpados.

El “Vasco”, vestido de traje azul marino y corbata celeste, llegó en taxi al recinto judicial y sin la compañía de su abogado. De inmediato fue abordado y, contrario a Agapito Iglesias, Francisco Checa y el jugador Lafita, habló escasamente a los reporteros.  

Les dijo que se sentía “tranquilo” y enseguida se disculpó por no hacer más declaraciones. “Mi abogado me ha pedido no hablar, pero todo bien", expresó. Había tal tumulto que un cable de una cámara se le enredó en el cuerpo al entrenador quien pacientemente se desenredó de éste e ingreso hasta la tercera planta de la Audiencia donde le esperaba Isabel Ortiz.  

Casi una hora y media después, Aguirre abandonaba los juzgados. Nuevamente los reporteros le rodearon y volvió a decir que no podía hablar, peor que se sentía “bien” y “tranquilo” y que podría permanecer en España mientras dure el proceso. “Ahora lo que más me preocupa es tomar un taxi”, expresó con su estilo campechano.  

Por cierto que el único que tras declarar salió por la puerta principal fue Aguirre, el resto se escabulló por las decenas de salidas de emergencia que rodean el lugar.

La Fiscalía Anticorrupción se querelló contra los integrantes de ambas plantillas así como contra algunos dirigentes del Zaragoza y contra el propio Aguirre. En concreto, les acusa de sobornar a los jugadores del Levante para obtener un triunfo que le permitió eludir el descenso.  

En octubre del 2014, ante la Fiscalía, Agapito Iglesias, justificó como primas por mantener la categoría los ingresos de entre 85.000 y 90.000 euros que les fueron realizados los días 17 y 19 de mayo al director deportivo Antonio Prieto, al entrenador Javier Aguirre y a los jugadores Gabi, Ander Herrera, Lanzaro, Doblas, Da Silva, Braulio, Ponzio, Jorge López y Diogo.  

De acuerdo a la Fiscalía, “para satisfacer el acordado pago del soborno, los días 19 y 20 de mayo de 2011 los destinatarios de los fondos extrajeron en efectivo de sus cuentas las cantidades recibidas”.

El 18 de diciembre se informó que el juzgado de instrucción número 8 de Valencia iba a decidir sobre la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción ante el juzgado decano de Valencia contra 42 implicados, la mayoría de ellos futbolistas que jugaron el 21 de mayo de 2011 aquel partido presuntamente amañado.

En su escrito, el fiscal Alejandro Luzón señala que ambos equipos “acordaron amañar este último partido. A tal fin se estableció que se entregarían 965.000 euros a los jugadores del Levante a cambio de que estos permitieran al conjunto zaragocista ganar el partido”.  

Ahora lo que sigue es que, una vez finalizada la instrucción, si la juez no decide dictar el archivo del caso y abre auto de procedimiento abreviado, la Fiscalía podría solicitar penas que según el Código Penal español podría incluir multas económicas, la inhabilitación de los implicados e incluso prisión con penas de 4 meses a seis años