Jack Warner "teme por su vida"

El ex vicepresidente de la Federación Internacional de Futbol Asociado, denunció que teme por su vida y reveló que hubo vínculos entre ese organismo y los comicios en su país en 2010, los cuales revelará

Jack Warner, ex vicepresidente de FIFA
Jack Warner, ex vicepresidente de FIFA (AP)

PUERTO ESPAÑA

El también parlamentario trinitario y líder del opositor Partido Liberal Independiente (PLI) apareció anoche en un video transmitido por la televisión local en el cual reveló los temores por su vida y los vínculos entre la FIFA y la política local.

No es la primera vez que el exdirectivo futbolístico y político trinitario advierte que hará revelaciones.

El pasado 29 de mayo dijo que pronto entregaría cuatro videos con información comprometedora de la primera ministra Kamla Persad-Bissessar, a quien asegura haber hecho contribuciones financieras para sus campañas, lo que ella niega.

Ahora, dijo que ya no guardará silencio sobre quienes buscan destruir la imagen internacional de su país, largamente construída.

Añadió que la información en su poder consiste en una serie de documentos que incluyen cheques y declaraciones corroboradas, las cuales ha entregado a varias personas.

La documentación prueba los nexos entre la FIFA y los principales partidos políticos trinitarios, acotó.

El expresidente de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF) se encuentra en la lista de personas que investiga la justicia estadunidense por diversos delitos que dibujan una imagen de corrupción en la FIFA.

Además, la víspera la INTERPOL emitió seis alertas rojas que incluyen una para Warner, a fin de detenerlo y proceder a su extradición a Estados Unidos.

Warner se entregó a la justicia de su país la semana pasada tras conocerse la investigación que realiza la justicia estadunidense. Luego de 24 horas en prisión fue liberado bajo fianza de casi 400 mil dólares.

El próximo 9 de julio deberá comparecer ante un tribunal en el inicio del juicio de extradición. Mientras, debe presentarse ante la policía cada lunes y viernes. También le fue requerido su pasaporte.

En el gobierno de Persad-Bissessar fue ministro de Seguridad Nacional, es miembro del parlamento y líder del PLI.