FIFA suspende de por vida a su ex vicepresidente Jack Warner

Warner está relacionado con el escándalo de corrupción en el máximo órgano del futbol mundial; EU solicitó su extradición, lo acusa de corrupción y lavado de dinero.

Jack Warner, ex vicepresidente de FIFA
Jack Warner, ex vicepresidente de FIFA (AP)

Lausana

La Comisión de Ética de la FIFA suspendió de por vida de toda actividad relacionada con el futbol a Jack Warner, ex vicepresidente del organismo y que tiene sobre él una petición de extradición por parte de Estados Unidos.

Warner fue reconocido "culpable de diferentes actos reprobables de manera continua y repetida durante el periodo en el que ocupó puestos de alto nivel en la FIFA y en la Concacaf (Federación del Caribe, América del Norte y Central)" y sobre todo haber "propuesto o aceptado pagos ilegales", reveló la Comisión de Ética hoy en un comunicado.

Esta decisión, que entró en vigor el 25 de septiembre, fue tomada a raíz de la investigación concerniente a las condiciones de adjudicación de los Mundiales 2018 a Rusia y 2022 a Qatar.

Warner es el segundo ex responsable de la FIFA en ser suspendido de por vida, después del estadunidense Chuck Blazer.

Ambos eran miembros del comité ejecutivo de la instancia mundial del futbol, sacudida por un escándalo de corrupción sin precedentes en el que el presidente Joseph Blatter es investigado por la justicia suiza.

Detenido en Trinidad y Tobago, Warner forma parte de los 14 dirigentes del futbol mundial y de los empresarios arrestados el 27 de mayo por petición de las autoridades estadunidenses, por haber recibido unos 150 millones de dólares en sobornos y retrocomisiones desde el inicio de la década de los 90, en el marco de sus actividades alrededor de este deporte.

La justicia de su país acaba de fijar el 2 de diciembre como la fecha de su audiencia sobre su extradición a Estados Unidos, en donde Warner está visto como la pieza clave del escándalo de corrupción que golpeó a la FIFA.

El pasado viernes, la justicia suiza abrió por primera vez un proceso penal por "gestión desleal" y "abuso de confianza" a Blatter, por un contrato "desfavorable para la FIFA", según la justicia suiza, firmado con el mismo Jack Warner y concerniente a los derechos televisivos y de marketing.

Aparentemente este contrato habría permitido a Warner lograr buenos beneficios con la reventa de estos derechos.

Dueño de inmuebles, empresas e incluso periódicos, el ex vicepresidente FIFA está en la cabeza de un imperio en su pequeña isla caribeña de Trinidad y Tobago.

El 23 de julio, las autoridades estadunidense pidieron la extradición de este hombre de 72 años, presidente de la Federación del Caribe (CFU). La justicia de Estados Unidos le acusa de corrupción y lavado de dinero.