Hincha del Napoli, expulsado 5 años de estadios

Gennaro De Tommaso, dirigente de los ultras del club, fue sancionado después de los hechos violentos antes de la Final de Copa en Italia

Violencia previo al duelo entre Napoli y Fiorentina
Violencia previo al duelo entre Napoli y Fiorentina (EFE)

Roma, Italia

El gobierno italiano prohibió por cinco años el ingreso a los estadios del líder de los "ultras" del Napoli, tras los graves incidentes ocurridos en la Final de la Copa Italia.

Según anunció el ministro del Interior, Angelino Alfano, el líder de la hinchada Gennaro De Tommaso, más conocido como "Genny 'a carogna" ("Genny el carroña"), también está siendo investigado por su implicación en diferentes episodios violentos.

La Final de la Copa Italia entre el Napoli y la Fiorentina, en Roma, dejó un saldo de diez hinchas del Napoli heridos, tres de ellos de bala.

El encuentro, que terminó con victoria para el Napoli, recién pudo comenzar 45 minutos después de lo previsto tras una negociación entre el capitán Marek Hamsik y el líder "ultra" De Tommaso, quien dio el visto bueno después de se le asegurara que ningún simpatizante del equipo había sido asesinado.

Durante el partido, De Tommaso exhibió en su camiseta un mensaje que pedía por la "libertad de los ultras" y la "libertad de (Antonino) Speziale", un hincha que se encuentra en prisión por el asesinato de un policía en 2007 durante un enfrentamiento entre seguidores del Catania y el Palermo.

Según advirtió la policía, "Genny" es el hijo de Ciro De Tommaso, un miembro de la mafia napolitana de La Camorra.

El gobierno italiano también propuso hoy que los clubes se hagan cargo de los costos de la seguridad tras los recientes incidentes.

"La seguridad en los estadios no debe ser asumida financieramente por los ciudadanos o la sociedad", dijo el primer ministro italiano, Matteo Renzi.

"Esta es una oportunidad de producir un cambio. No queremos dejar el futbol en manos de estas personas, queremos devolverlo a las familias", añadió Renzi.

Alfano, en tanto, pidió a los clubes "contribuir con la seguridad en los estadios".

Según informó la prensa italiana, uno de los hinchas heridos de bala el sábado debió ser operado nuevamente y su estado de salud sigue siendo delicado.