Herrera marca en victoria del Porto en el clásico de Portugal

Con un tanto del mediocampista mexicano y de la mano de una buena actuación de Iker Casillas, los Dragones derrotaron 1-2 al Benfica 

Héctor Herrera marcó en el Clásico de Portugal
Héctor Herrera marcó en el Clásico de Portugal (Tomada del Twitter del @FCPorto)

LISBOA, Porto

Con un tanto de Héctor Herrera y uno más de Aboubakar, el Porto derrotó 1-2 al Benfica, en un partido donde los también aztecas Miguel Layún y Jesús Corona también tuvieron actividad.

Con este triunfo, el Oporto, con 49, se acerca a tres puntos de líder Benfica, que suma 52, los mismos que el Sporting de Lisboa, que juega mañana ante el Nacional de Madeira.

Mitroglou adelantó a los locales en el 18, pero 10 minutos más tarde empató Herrera y, en el 65, dio la vuelta Aboubakar.

El inesperado triunfo de "los dragones", en el que fue vital Casillas, rompe la racha victoriosa del Benfica, que llevaba 11 partidos seguidos ganando.

El internacional uruguayo Maxi Pereira fue recibido por una lluvia de objetos y una ensordecedora pitada. La hinchada encarnada no perdona la transferencia de "El Mono" al Oporto, después de haber pasado ocho años en La Luz (2007-2015).

Los pitos a Maxi resultó ser lo más destacado del primer cuarto de hora, a excepción de una doble ocasión por portugués Pizzi en un contraataque, la primera repelida por el guardameta español Íker Casillas y la segunda, fuera por poco.

Abrió la veda el joven medio Renato Sanches. El agitador del Benfica asistió a Mitroglou en un pase por encima de la defensa.

El griego controló y definió muy ajustado al poste izquierdo de Casillas.

La falta de sincronización de la inédita pareja que formaron el holandés Bruno Martins Indi y el joven nigeriano Chidozie facilitó el trabajo de los lisboetas.

El dúo habitualmente titular, el brasileño Maicon y el español Iván Marcano, fue baja por lesión.

La desventaja en el 18 complicaba aún más el objetivo del Oporto, ya tocado por una serie de malos resultados, el último un revés casero ante el Arouca (1-2).

Pero en su primer remate a la portería del brasileño Júlio César el conjunto blanquiazul igualó.

En el 28, el mexicano Miguel Layún cedió a su compatriota Herrera, quien, desde el vértice del área, disparó raso en la cepa del poste izquierdo.

Antes del descanso el Benfica se aproximó al gol en dos ocasiones.

Una en un remate del brasileño Jonas, que Casillas repelió con agilidad y otra, un chute el griego Samaris que se fue alto.

En el inicio de la segunda parte, el Oporto tomó el control, aunque fue el argentino Nico Gaitán quien rozó el gol para el Benfica.

Casillas, de nuevo, se lució al sacar el guante en el mano a mano ante "El Zurdo".

Respondió con un zarpazo que escapó por centímetros el camerunés Aboubakar, el preludio del 1-2, una triangulación entre André André, Yacine Brahimi y el propio Aoubakar, que marcó con la zurda después de un control orientado.

En la réplica del Benfica, Casillas se erigió como un titán bajo los tres postes.

Primero, se estiró para salvar un despeje defectuoso de Martins Indi y, después, un remate a bocajarro de Mitroglou.

En el último cuarto de hora, el entrenador local, Rui Vitória, promocionó el regreso del argentino Eduardo Salvio, lesionado desde mediados del pasado año.

Casillas y el Oporto aguantaron a un desdibujado Benfica y entraron de nuevo en la lucha por el título.