Ochoa, 456 días en la desolación

El guardameta llegó fichado por el Málaga, como una de las figuras del Mundial de Brasil. Sin embargo, perdió la titularidad con el camerunés Carlos Kameni y fue relegado al banquillo de suplentes; en 17 meses con el club español, acumula apenas siete juegos oficiales, todos ellos en Copa del Rey

Guillermo Ochoa, suplente en el Málaga
Guillermo Ochoa, suplente en el Málaga (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

A Guillermo Ochoa parecía que estaba a las puertas de un sueño hecho realidad en el verano del 2014. Había tenido un Mundial brillante, donde fue destacado como uno de los mejores guardametas y llegaba al Málaga, un club en el que se suponía sería titular tras la partida de Willy Caballero al Manchester City. Sin embargo, ese 1 de agosto del 2014 de su presentación fue el preludio de su 'pesadilla', ya que el arquero azteca fue relegado a la banca y cumple 456 días de su suplencia en el cuadro malagueño.

Ochoa, quien llegó procedente del descendido Ajaccio, arribó al cuadro español con altas expectativas: "Escogí el Málaga siempre pensando en crecer y en tener una carrera larga en este continente (Europa).

Pero 'crecer' fue lo que menos pudo hacer en el equipo de la 'Costa del Sol'. A la par, el cuadro español fichó a Javi García como nuevo entrenador y éste se decantó porque su arquero titular fuera el camerunés Carlos Kameni, esto, después de una pifia del ex arquero del América en un duelo amistoso contra la Fiorentina en el estadio La Rosaleda. A partir de ese momento, Ochoa no fue más el portero titular para el timonel de 45 años.

La pérdida de la titularidad del otrora jugador del Ajaccio lo orilló a jugar la Copa del Rey, torneo donde solo ahí ha visto acción en siete duelos; mientras que en Liga no ha debutado. Por si fuera poco, Kameni, a pesar de haber tenido algunos errores, parece que se ha casado con García, ya que se ha mantenido en el once inicial en 46 fechas cosecutivas (contando ésta y la campaña anterior). Un duro golpe para el mexicano.

Dicha situación, no ha sido asimilida positivamente por Guillermo, ya que el propio africano ha expresado que entre él y Ochoa "no llevan una buena relación"; Kameni, incluso, ha declarado que no hay cordialidad entre ambos metas.

Lo peor para el mexicano es que los resultados le han dado la razón a García, ya que en la primera temporada con el cuadro malagueño terminó en la undécima posición. Una más arriba de lo que terminó en la 2012-13.

"Es una decisión del entrenador, al llegar al Málaga con el Director Deportivo, el Presidente y el dueño, se prometió algo y el cuerpo técnico no respetó", explicó Ochoa en conferencia de prensa.

Una luz al final del túnel

Las opciones que tiene el guardameta mexicano para jugar se vuelven limitadas, pero no imposibles. El cuadro blanquiazul ha comenzado la temporada en media tabla y con algunos errores del mismo camerunés. Si la directiva de la oncena del cuadro malagueño decide prescindir en un futuro cercano de Martínez, Ochoa podría tener regularidad. No es un secreto que el Presidente de la Institución lo quiere debajo de los tres postes.

Otra opción sería el mercado invernal. Francisco Guillermo, podría buscar su salida para encontrar minutos del terreno de juego y así poner fin a su sequía de 456 en la desolación del banquillo de suplentes del Málaga.