Grupo D: Estados Unidos, por su revancha

En este sector el equipo de las barras y las estrellas sale como el gran favorito; Suecia es el otro conjunto que podría estar en la siguiente ronda.

La selección de Estados Unidos que va a participar en el Mundial de Canadá 2015
La selección de Estados Unidos que va a participar en el Mundial de Canadá 2015 (Tomada de Twitter)

CIUDAD DE MÉXICO

Estados Unidos se quedó a minutos de proclamarse campeón en la edición anterior del Mundial Femenil, al final las japonesas se quedaron con los honores, por lo que las estadunidenses ven en esta Copa del Mundo su revancha.

En este grupo también esta Suecia, las europeas que trataran de colarse a la segunda ronda explotando su fortaleza física y altura.

Nigeria y Australia son las otras selecciones que competirán. Las africanas podrán dar la sorpresa, en tanto las australianas tienen muy pocas posibilidades de avanzar.

Estados Unidos: La poderosa

Todo el mundo espera que Estados Unidos sea una de las selecciones dominantes en Canadá 2015, y con razón. Su seleccionadora, Jill Ellis, dispone de una potente mezcla de juventud y experiencia. Probablemente, Abby Wambach formará pareja en ataque con Alex Morgan, reeditando la temible sociedad que condujo a las barras y estrellas a la final de Alemania 2011.

Y con figuras de la talla de Megan Rapinoe, Sydney Leroux, Christen Press y Carli Lloyd apoyando a esa punta de lanza, los goles podrían llegar desde cualquier parte del campo para las norteamericanas. Jóvenes como Morgan Brian y la estrella del equipo en el Mundial Femenil Sub-20 Canadá 2014, Lindsey Horan, ocupan de momento un papel secundario en un plantel estelar, y también podrían tener su oportunidad de brillar.

Con la sensacional guardameta Hope Solo (lista para afrontar su tercer Mundial femenino) por detrás de una zaga comandada por la veterana Rampone, Becky Sauerbrunn y Ali Krieger, no cabe duda de que Estados Unidos es un peso pesado en Canadá 2015, sobre todo teniendo en cuenta que muchas jugadoras de la plantilla todavía conservan el sabor amargo del subcampeonato en Alemania 2011.

Suecia: La constante

Sundhage ha intentado renovar la formación en los últimos años, poniendo especial énfasis en su columna vertebral y en el dominio del rival mediante un enfoque más basado en la posesión del balón.

La clave de este cambio táctico, según Sundhage, ha sido "sacar el máximo provecho de Caroline Seger", la brillante mediocampista del Paris Saint-Germain. Y mientras que la propia Seger, Nilla Fischer o la veterana Therese Sjogran proporcionan la sólida base sobre la que se erige la nueva Suecia, la inspiración se busca en la persona de Lotta Schelin.

La artillera del Lyon, ya en la treintena, ansía consolidarse como máxima anotadora y figura indiscutible del equipo en la que será su tercer Mundial Femenil.

Nigeria: Apuestan a su velocidad

En África, el éxito de las Halconas radica en un estilo de juego decididamente ofensivo, y no ha sorprendido a nadie que las dos máximas artilleras de la prueba continental fuesen nigerianas.

Con nueve goles entre ambas, Desire Oparanozie (cinco) y Asisat Oshoala (cuatro) eclipsaron el total anotado por cualquier otra selección presente en Namibia. Aunque no tiene más que 20 años, Oparanozie acumula una vasta experiencia, puesto que ya había representado a su país en Alemania 2011, las Copas Mundiales Sub-20 2010 y 2012, y en el Sub-17 de 2008.

Oshoala participó en las dos últimas citas mundialistas sub-20, y logró la Bota de Oro y el Balón de Oro este año en Canadá 2014. La nación espera que las dos trasladen el rendimiento ofrecido en Namibia a tierras norteamericanas.

Australia: La reinventada

El equipo actual desafía el estereotipo tradicional de las selecciones australianas, y constituye un combinado veloz y joven que goza de un montón de jugadoras muy talentosas con el balón.

Las experimentadas delanteras Lisa De Vanna y Kate Gill son de las pocas que podrían considerarse veteranas, aunque muchas integrantes de la plantilla debutaron en la pasada Copa del Mundo donde Australia presentó el segundo equipo más joven de Alemania 2011. Por tanto, las Matildas son un equipo joven pero con experiencia.

En 2014, Australia ostentó más jugadoras extranjeras en la NWSL estadounidense que cualquier otro país fuera de Norteamérica, lo que ayudó a mejorar la experiencia y los conocimientos futbolísticos de sus jugadoras.

Alemania 2011 supuso la proyección al máximo nivel de mujeres como Kyah Simon, Elise Kellond-Knight y la precoz Caitlin Foord (elegida mejor jugadora joven del campeonato).