Gianluigi Buffon, el poeta del arco

A sus 38 años, Buffon añadió un nuevo hito a su legendaria carrera al superar la marca histórica de minutos con la valla invicta en la Serie A

Gianluigi Buffon
Gianluigi Buffon (DPA )

ROMA, Italia

Cuando Gianluigi Buffon debutó en 1995 en el Parma, algunos de sus actuales compañeros de la Juventus ni siquiera habían nacido. Otros, como Paulo Dybala o Paul Pogba, sólo tenían dos años. Todos ellos, sin embargo, recibieron un agradecimiento personalizado del veterano arquero tras el récord que batió en el fútbol italiano.

A sus 38 años, Buffon añadió un nuevo hito a su legendaria carrera al superar la marca histórica de minutos con la valla invicta en la Serie A. Un logro que catapultó al guardameta de la Juventus a la categoría de "superhéroe" en Italia.

"Superman Buffon", "Mister Record", "SuperGigi", fueron algunos de los elogios que recibió Buffon de la prensa y los aficionados tras alcanzar en el clásico ante el Torino los 974 minutos consecutivos sin recibir goles en la Liga italiana y superar los 929 que Sebastiano Rossi estableció en el Milan en la temporada 1993/1994.

El arquero, lejos de cualquier tipo de divismo, quiso hacer partícipes a todos sus compañeros de la Juventus de la gesta y escribió un mensaje en Facebook en el que mencionó uno a uno a todos los jugadores del plantel.

"Neto, por la tranquilidad que le das al equipo cada vez que te toca. Rubinho, líder paciente y silencioso. Chiello (Giorgio Chiellini), porque nunca te das por vencido. (Martín) Cáceres, por el entusiasmo que muestras incluso en los momentos más difíciles", comenzó su extenso mensaje el arquero.

Sus compañeros, no obstante, no fueron los únicos destinatarios. El arquero dedicó también una carta a su gran amor: el arco.

"Siempre hemos sido opuestos y complementarios, como la Luna y el Sol. Obligados a vivir uno al lado del otro, pero sin tocarnos. Compañeros de vida a quienes se niega el contacto. Hace más de 25 años juré mis votos: juré protegerte y guardarte. Convertirme en un escudo contra tus enemigos. Siempre he pensado en tu bien, anteponiéndolo al mío", escribió en uno de sus fragmentos.

"Tenía 12 años cuando te di la espalda. Y seguiré haciéndolo. Mientras las piernas, la cabeza y el corazón resistan", añadió en el final de su peculiar carta, dejando en claro que piensa seguir jugando al fútbol mucho tiempo más.

El paso del tiempo está lejos de ser un asunto de preocupación para Buffon, aunque los primeros cuatro minutos del derby de Turín -el tiempo que necesitaba para alcanzar la marca de Rossi- posiblemente hayan sido de los más "lentos" de su carrera.

"Una vez que pasaron los cuatro primeros minutos, lo único que tenía en mente era lograr los tres puntos", señaló Buffon, bastante menos poético que en las redes sociales, tras el encuentro en el que la Juventus goleó 4-1 al Torino para afirmarse en la cima de la clasificación.

"Había mucho en juego y teníamos que demostrar que la eliminación de Champions no había dejado secuelas. Estoy contento por la respuesta de mis compañeros", dijo Buffon tras el encuentro.

La marca de su arquero permitió a la Juventus olvidar por un rato la dolorosa eliminación que sufrió en los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Bayern Múnich tras desperdiciar en los minutos finales una ventaja de 2-0.

Ahora, los medios italianos y aficionados de la Juventus ya no hablan de la oportunidad perdida en Múnich, sino de su arquero más emblemático.
"Mister Record. Buffon confirma una vez más su juventud eterna", escribió "La Gazzetta dello Sport", entre muchos otros titulares de elogio.

Los hinchas de la Juventus desplegaron durante el encuentro en el Estadio Olímpico de Turín una pancarta que decía "El número uno, una leyenda".
Y su compañero Leonardo Bonucci, uno de los responsables de la fortaleza defensiva de la Juventus, consideró que el apodo de "Superman" Buffon ya no alcanza a describirlo.

"Chau Superman, ahora tengo un nuevo amigo superhéroe: SuperGigi", escribió en Twitter Bonucci junto a distintas imágenes de Superman y Buffon.
Buffon insistió sin embargo en quitarle mérito a su logro personal. "En mi carrera nunca he creído en estos récords individuales. Cuanto más piensas como grupo, como equipo, la vida te premia más como individuo", reflexionó.

"El mayor mérito es del equipo por la defensa que tenemos, desde los delanteros, que trabajan muchísimo, hasta los defensores, que son de nivel mundial", señaló Buffon tras los diez partidos y medio sin recibir goles.

La marca de Buffon es apenas la guinda del pastel de una carrera llena de éxitos que comenzó en 1995 en el Parma, cuando tenía 17 años.

Su palmarés se inauguró en 1999, cuando obtuvo la Copa Italia, la Supercopa italiana y la Copa UEFA con el pequeño club de sus inicios. Su seguridad llamó la atención de la Juventus, al que fue transferido en 2001 por una suma entonces récord de 54 millones de euros (60,8 millones de dólares).

En la Juventus se convertiría en un emblema del arco y en sus 15 temporadas como "bianconero" ganó seis títulos de la Serie A, entre otros trofeos. La Juventus suele añadir dos títulos más en la contabilidad, aquellas Ligas de 2005 y 2006 que le fueron retiradas al club por un escándalo de manipulación.

A raíz del "affaire", la Juventus fue relegada a la Serie B, pero Buffon decidió quedarse a ayudar al equipo pese a haber sido recientemente campeón del mundo con Italia. Eso lo convirtió definitivamente en héroe para los hinchas.

Con la selección italiana tiene un récord de 154 presencias y se apresta para liderar al equipo en la Eurocopa de Francia 2016, su cuarto torneo continental. Sin embargo, su objetivo más inmediato es lograr su quinto título consecutivo de Liga con la Juventus, equipo que hoy es la medida de todo en Italia.

Buffon ha sido una pieza vital en el buen presente del conjunto de Turín y no sólo por sus atajadas. Tras el mal inicio de temporada, el arquero hizo oir con fuerza su voz en el vestuario e impulsó la reacción anímica del equipo, que desde la derrota que sufrió a fines de octubre ante el Sassuolo no volvió a perder en la Serie A.

Por ello, Buffon es también muy respetado en lo humano en la Juventus. "No es fácil estar diez partidos y medios sin recibir goles", dijo su entrenador, Massimiliano Allegri. "Más allá de ser un extraordinario arquero, también es una persona extraordinaria".