“Apostaron por nuestra esencia”: Gaizka Mendieta

El integrante de la generación española anterior a la que ganó dos Eurocopas y un Mundial, recuerda los detalles del camino que inició Luis Aragonés

Gaizka Mendieta, ex seleccionado español
Gaizka Mendieta, ex seleccionado español (Eloy Castillo)

Ciudad de México

Ya no porta la larga melena que inmortalizó su figura como futbolista, sobre todo con los colores del Valencia español. Se trata de Gaizka Mendieta (27 de marzo de 1974; Lekeito, Vizcaya), uno de los jugadores más importantes para su país durante la década de los años noventa. Acumuló 17 veranos como profesional y ganó todo lo que tuvo a su alcance, convirtiéndose en un referente del cuadro naranjero y de La Roja; su generación antecedió a la que integraron Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Fernando Torres, la que demostró al mundo su calidad con la obtención de dos Eurocopas (2008 y 2012) y un Mundial (2010).

"Todos esos logros de España se obtuvieron por la confianza a una idea, por la constancia y el buen trabajo que ya estaba como base. De la mano de Luis Aragonés, la selección decidió apostar por Xavi, dándole a él el mando del equipo; se sacrificó a Raúl González, que era estrella, pero al final fue benéfico para el futbol de mi país. Este grupo y este técnico creyeron en un proyecto, en su gente y en la Euro de 2008 comenzó un camino que hasta hoy en día se mantiene. Dejamos de ser un equipo mediano, para convertirnos en el mejor del mundo; la mentalidad cambió".

Además de integrar de manera protagónica al Valencia más ganador de su historia —consiguió cinco títulos como jugador che—, para la temporada 2002-2003, Mendieta formó parte de la plantilla del Barcelona, antes de que la escuadra blaugrana se convirtiera en el máximo referente del balompié espectacular, ofensivo y efectivo a nivel del orbe; el ex mediocampista se encontró con una escuadra en reconstrucción, a la que conoció desde la entrañas y de la que entiende su irrupción actual.

"En el Valencia viví un poco lo que pasó después con España, ahí seguíamos un ideal de manera permanente; en mi etapa con el Barcelona me tocó la transición de lo que ahora tienen, ellos buscan ganar de acuerdo con su ideología, su esencia. Es una institución que, sin importar el presidente, entrenador o jugador estrella, mantiene su postura, su forma de adquirir triunfos, títulos y prestigio. Ahora mismo gozamos de Messi y compañía, pero mañana, la forma de juego será idéntica, con o sin Leo".

Hoy, Gaizka se encuentra en México promocionando un foro de negocios y futbol para mayo próximo, pero su relación con esta nación no es nueva, todo lo contrario: "Mi madre había vivido durante cuatro años en México y un tío también, por lo que ya conocía el país y cada que vez que estuve acá, aprovechaba para recorrer un poco de la capital y hacer algo de turismo interno; disfruto mucho de la manera en la que la gente es cálida desde el saludo, y de la comida tradicional".

Lejos de las canchas, Mendieta se desempeña como un prestigiado analista de la cadena inglesa de Sky Sports; Gaizka disfruta esta nueva forma de mantenerse en contacto con el deporte que marcó su destino profesional y le convirtió en ídolo internacional: "Ahora entiendo el futbol de otro modo, muy diferente a como lo hacía cuando estaba en activo. Esta es una pasión que no se ha podido agotar en mi cabeza, que sigue en mi ser".

AVALA AL CHICHARITO

Gaizka Mendieta se da tiempo para analizar el funcionamiento de los futbolistas mexicanos que componen la actual constelación de embajadores en Europa; por encima de todos, y pese a declinarse partidario del estilo lleno de vértigo de Carlos Vela, respalda la calidad humana y futbolística de Javier Hernández, a quien hoy ve en un momento importante de su trayectoria, triunfando en Alemania; resaltó de la misma forma, el legado de Rafael Márquez en el Barcelona (2003-2010).

"Sigo de cerca a los mexicanos que están en Europa. Allá, por mi actual trabajo, estoy en contacto permanente con el accionar de varios de ellos; a mí me parece que Rafael Márquez dejó una huella muy profunda en Barcelona, que por un tiempo fue el mejor central de Europa y quizás del mundo; de los actuales me gusta mucho Vela, sobre todo Javier Hernández. El Chicharito es un caso diferente, de esos que te convencen por su fortaleza mental, tiene muchos atributos en ese sentido y hoy lo vemos al máximo en Alemania".

También, el otrora mediocampista español detalló que si México desea aspirar a la evolución en la cancha y así alcanzar títulos a nivel de selecciones, debe seguir el ejemplo de España, creer en su materia prima y optar por su talento, mucho o poco, a la hora de que los clubes compitan en la Liga local.

"Para que haya cambios aquí, los ejemplos buenos están muy claros, muy tangibles a la vista.

El espectro a seguir, el mejor, no radica en colocar a muchos jugadores en la órbita de los clubes más prestigiosos en todo el mundo; sí funciona si esos futbolistas tienen claro cuál es el método de juego necesario para funcionar, en este caso, en el representativo de su país".

De la actualidad de la Liga MX, Mendieta sabe poco, no ha coincidido en tiempo y forma para acudir a algún estadio en el país. Eterno turista, sin embargo, en cada visita, como lo hace en otras tierras, le gusta empaparse de la actualidad del futbol mediante la prensa escrita e internet. Gaizka puntualizó situaciones que pudieran perjudicar al entorno nacional por el exceso de jugadores extranjeros.

"Siempre será un tema de conflicto de intereses su presencia. Pueden dar resultados a corto plazo, pero terminarán perjudicando en la identidad nacional".