Deportivo Quito suspende partido por crisis económica

El club Deportivo Quito no jugará la fecha del domingo por el torneo ecuatoriano de fútbol a raíz de su dramática situación financiera, que el viernes forzó la renuncia de sus directivos y amenaza con despojarlo de la primera categoría


El equipo no podrá jugar hasta que salde sus deudas
El equipo no podrá jugar hasta que salde sus deudas (Foto Especial )

QUITO, Ecuador

"La dirigencia resuelve dimitir de su cargo", dijo Santiago Ribadeneira, presidente del elenco azulgrana en una conferencia de prensa.

Ribadeneira y demás directivos dieron un paso al costado tras haber asumido las riendas del cuadro el 8 de agosto, en medio de graves problemas económicos.

Al mismo tiempo anunciaron que el plantel no disputará el compromiso frente a Emelec, debido a que ni jugadores ni acreedores aceptaron su propuesta de arreglo.

"Deportivo Quito no tiene los recursos para pagar las acreencias, por lo tanto nos acogemos a la sanción (impuesta por el órgano rector) y no asistiremos al partido con Emelec. Sabemos que es un momento muy duro", indicó Jaime Espinoza, vicepresidente del club, a radio La Red.

Fundado hace 59 años, el cinco veces campeón del fútbol ecuatoriano, la última vez en 2011, adeuda 20 millones de dólares, de los cuales seis corresponden a compromisos pendientes con su actual plantilla y cuerpo técnico, así como a exfutbolistas y exentrenadores.

El club intentó evitar la sanción de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) que le impedía jugar la próxima fecha si no pagaba 270.000 dólares esta semana, pero sus acreedores rechazaron su oferta de arreglo.

"No van a ser levantadas las acreencias, y semana a semana se incrementan, y por lo tanto la próxima semana seremos sancionados (nuevamente) y Deportivo Quito perdería la categoría", indicó Espinoza.

Los representantes del conjunto 'chulla' plantearon a sus acreedores un proyecto inmobiliario en los terrenos de Deportivo Quito, en el norte de la capital ecuatoriana, como forma de pago pero la propuesta no fue aceptada, según el directivo.

Los jugadores, por su parte, intentaron sin éxito impedir, en protesta, el juego entre Liga de Loja y Universidad Católica que se cumplió este viernes en el estadio Atahualpa de Quito.

Rolando Ramírez, portero de Deportivo Quito, confirmó que el plantel está convocando a una huelga de jugadores para paralizar el campeonato. "Recibimos apoyo para ir a un paro. El club nos tiene que pagar y ya", sostuvo el jugador.

De momento, la agremiación de futbolistas no se ha pronunciado sobre la propuesta de huelga.

El ministerio de Relaciones Laborales multó en pasados días a los 12 equipos que disputan el campeonato profesional por sueldos impagos, falta de reglamentos internos y aportes a la seguridad social.

La crisis del fútbol ecuatoriano es atribuida principalmente a la contratación de jugadores por encima de las posibilidades económicas de los equipos, y a la poca asistencia de público a los estadios.

En julio pasado, los futbolistas profesionales ecuatorianos cumplieron una huelga que paralizó temporalmente el certamen, en reclamo de sueldos impagos por unos 12 millones de dólares.

La Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) intervino en el caso, debiendo anticipar dinero de los clubes para que los deportistas levanten la medida.

En la clasificación acumulada, Deportivo Quito marcha noveno entre doce elencos con 35 puntos en 32 partidos. Los dos últimos descenderán a la segunda división en 2015.