Clausuran estadio en Brasil por actos racistas

El quipo Mogi Mirim fue sancionado por actos racistas de algunos aficionados hacia el jugador Marcos Arouca da Silva del club Santos

 Marcos Arouca da Silva festeja en el partido contra el Mogi Mirim
Marcos Arouca da Silva festeja en el partido contra el Mogi Mirim (http://www.santosfc.com.br)

Brasil

La Federación Paulista de Fútbol (FPF) anunció hoy la clausura provisoria del estadio del Mogi Mirim, club que tiene como presidente y jugador a Rivaldo, a raíz de los insultos racistas recibidos por un jugador del Santos.

"Debido a los actos de racismo por parte de hinchas de Mogi Mirim dirigidos al atleta Marcos Arouca da Silva, del Santos (...) el Tribunal de Justicia Deportiva de Fútbol del Estado de Sao Paulo suspendió el estadio Romildo Vitor Gomes Ferreira, del Mogi Mirim EC", expresó la FPF a través de un comunicado.

Arouca fue uno de los artífices de la victoria por 5-2 de su equipo ante los locales en la noche del jueves. Al término del partido, el volante fue llamado "macaco" (mono) por la hinchada de Mogi Mirim.

Las manifestaciones racistas fueron captadas y difundidas por la radio "ESPN", pero no constan en el informe del partido presentado por el árbitro Vinicius Goncalves Dias Araújo.

Por esa razón, el presidente de la comisión de arbitraje de la federación paulista, Marcos Marinho, debe aguardar obtener pruebas que comprueben la agresión para comunicar los hechos al Tribunal de Justicia Deportiva de Sao Paulo.

Según informó la federación paulista, la suspensión del estadio regirá hasta que sea adoptada una "decisión final del proceso disciplinario instalado para investigar los hechos".

Rivaldo, quien además de actuar en el club es el presidente, expresó a través de las redes sociales su repudio a la agresión sufrida por el jugador y prometió que investigará lo sucedido para garantizar que los responsables reciban las sanciones pertinentes. "Estoy en contra de esta actitud de personas que no respetan al prójimo. Somos todos iguales", expresó el campeón mundial con Brasil en Corea/Japón 2002.

No obstante, se manifestó contrario a que el club sea sancionado en su totalidad: "Solo no estoy de acuerdo en una sanción para el club, no podemos controlar la boca de los hinchas. El club es responsable en caso de que haya una pelea, una invasión de la cancha u objetos arrojados a la cancha. (...) Pero entrego esta situación a las manos de dios", manifestó.

Por su parte, el jugador víctima de racismo calificó de "lamentable" e "inaceptable" los insultos y dijo tener "mucho orgullo de mis orígenes africanos".

El episodio generó asimismo una dura reacción por parte del presidente de la FPF, Marco Polo Del Nero, quien reivindicó que los responsables sufran sanciones ejemplares. "De nuestra parte haremos lo posible para que este otro caso de falta de respeto al prójimo y al ser humano de un modo general no quede impune, ya que tenemos elementos para eso a través de nuestro Tribunal de Justicia Deportiva, que prevé sanción al club locatario con multa e incluso pérdida de (la calidad de) local", expresó el dirigente.