Futbol argentino al “estilo del FBI”

Para enfrentar la violencia que se intensifica en el balompié argentino, el nuevo Gobierno de Mauricio Macri apostará por medidas de seguridad de mayor nivel, para que los seguidores de los visitantes regresen a los estadios 

Aficionados de Boca Juniors tras conseguir el título en la Primera División
Aficionados de Boca Juniors tras conseguir el título en la Primera División (Reuters)

BUENOS AIRES, Argentina

El futbol argentino apostará al "estilo del FBI" estadounidense para frenar la violencia en el futbol y que vuelvan los hinchas visitantes a los estadios, según los planes conocidos hoy del Gobierno electo de Mauricio Macri, que comenzará su gestión el 10 de diciembre.

El futuro secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, dijo que la orden de Macri es "desarticular estas mafias que son las barras bravas", es decir, los hinchas violentos de los clubes, publicó hoy el diario "Clarín".

La idea del nuevo Gobierno es crear "una fuerza de elite", dijo el funcionario. "Tenemos que terminar con el fenómeno extorsivo de las barras bravas. No se puede delegar en los clubes, sino que es el Estado el que tiene que cumplir un rol clae para que el público visitante regrese a las canchas", añadió.

Burzaco, licenciado en Ciencias Políticas de 44 años, fue diputado nacional y entre 2010 y 2012 estuvo al frente de la Policía Metropolitana, creada por Macri para custodiar la ciudad de Buenos Aires, que gobierna desde 2007.

Burzaco es hermano de Alejandro, ex CEO de la empresa Torneos y Competencias implicado en escándalo de corrupción de la FIFA, que se encuentra bajo arresto domiciliario en Estados Unidos.

La violencia en los estadios es uno de los problemas más graves del futbol argentino. Hubo muchos casos de peleas entre hinchas con personas muertas. La prohibición de los hinchas de visitante se instaló como medida para detener la violencia.

Uno de los acontecimientos más resonantes del año fue el partido de vuelta por los octavos de final de la Copa Libertadores en la cancha de Boca Juniors. Un hincha local agredió con gas pimienta a los jugadores de River Plate cuando salían a disputar el segundo tiempo y el partido fue suspendido.