El sueño de Mandela, el sueño de África

Nelson Mandela honró con su presencia, el 11 de julio del 2010, en la Final de la Copa del Mundo en su tierra

Nelson Mandela llevó el Mundial a su país
Nelson Mandela llevó el Mundial a su país (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Aquél día, en el abarrotado estadio Soccer City de Johannesburgo donde España y Holanda iban a dirimir el título, el ex presidente y Premio Nobel de la Paz Mandela vivió su última aparición pública.

Después de varios días de incertidumbre sobre la posibilidad de que Madiba, enfermo por y a punto de cumplir 92 años, asistiera a la ceremonia de clausura del Mundial, acudió al Soccer City, aunque los aficionados solo pudieron disfrutar de su presencia unos minutos debido a su delicado estado de salud.

"Fue Nelson Mandela quien trajo el Mundial a Sudáfrica, una persona que cuando salió de la cárcel pidió paz, comprensión y generosidad para el país”, afirmó  en su momento Joseph Blatter.

Mandela asistió a la inauguración y a la clausura del Mundial y, entretanto, su presencia espiritual dominó el campeonato.

El balón oficial de la final, "Jobulani", se subastó a beneficio de la Fundación que lleva su nombre.

A Mandela, un hombre que supo hacer del deporte un puente de unión entre diferentes razas y credos, se le atribuían en Sudáfrica poderes especiales. Nadie olvidó que con él en el campo, los 'Springboks' consiguieron el Mundial de rugby en 1995, y los 'Bafana' la Copa de África de futbol en 1996.

“La gente de África aprendió la lección de la paciencia y de la resistencia en su larga lucha por la libertad. Que los premios otorgados por la Copa Mundial demuestren que la larga espera, de su llegada a tierras africanas, ha merecido la pena. Ke Nako (Ha llegado el momento)".