La FIFA, diez meses bajo la tempestad

En mayo del 2015 inició una investigación que hizo que cayeran varias cabezas, incluso la del entonces presidente Joseph Blatter

Las banderas de las diferentes federaciones afiliadas a FIFA
Las banderas de las diferentes federaciones afiliadas a FIFA (Reuters )

ZÚRICH, Suiza

El requerimiento de la FIFA a la justicia estadounidense para recuperar "decenas de millones de dólares" de sus antiguos directivos perseguidos en los Estados Unidos por haber malversado más de 200 millones de dólares constituye el último episodio de un vasto escándalo de corrupción que ha sacudido el futbol mundial desde hace 10 meses.

27 de mayo: Una operación en hoteles de lujo de Zúrich termina con siete dirigentes del fútbol detenidos, a pedido de las autoridades estadounidenses. En total son 14 los imputados por el Departamento de Justicia por sobornos y comisiones de hasta 150 millones de dólares (132 millones de euros) desde 1990, nueve cargos de la FIFA y cinco empresarios relacionados con el fútbol.

En Estados Unidos se allanan las instalaciones de la CONCACAF en Miami. El presidente de esa confederación, Jeffrey Webb, es uno de los detenidos en Suiza.

28 de mayo: Jeffrey Webb deja de ser presidente de la CONCACAF.

29 de mayo: Blatter es reelegido hasta 2019 como presidente de la FIFA.

2 de junio: Blatter convoca una conferencia de prensa urgente para anunciar su dimisión y la próxima convocatoria de un Congreso extraordinario para elegir un nuevo presidente, previsto para el 26 de febrero de 2016.

29 de julio: Platini anuncia su candidatura a la presidencia de la FIFA.

17 de septiembre: Jerôme Valcke es relevado de sus funciones como secretario general de la FIFA, el día en que la prensa inglesa saca a la luz las sospechas que se ciernen sobre él por un asunto de venta ilegal de entradas de partidos, aunque él rechaza las acusaciones.

25 septiembre 2015: la justicia suiza anuncia la apertura de un procedimiento penal contra Joseph Blatter por "sospecha de gestión desleal y abuso de confianza". También es sospechoso de un "pago desleal" de dos millones de francos suizos (1,8 millones de euros) que se remontan a febrero de 2011, destinados a Michel Platini.

8-9-10 octubre: La Comisión de Ética de la FIFA decide suspender 90 días a Blatter, Platini y Valcke. Issa Hayatou, presidente de la Confederación Africana (CAF), es nombrado presidente interino de la FIFA.

20 de octubre: la FIFA anuncia que la candidatura de Platini a la presidencia queda congelada mientras él siga suspendido.

18 de noviembre: la FIFA rechaza las apelaciones de Blatter y Platini.

20 de noviembre: Platini recurre al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) su suspensión provisional.

24 de noviembre: la Cámara de Instrucción reclama la expulsión de por vida a Platini, cuyos abogados califican de "escándalo" el proceso.

3 de diciembre: el paraguayo Juan Ángel Napout y el hondureño Alfredo Hawit, vicepresidentes de la FIFA y presidentes de CONMEBOL y CONCACAF respectivamente, fueron detenidos a petición de Estados Unidos en Zúrich, en la misma ciudad en que se habían dado las primeras detenciones en mayo. Los detenidos del jueves son sospechosos de haber "aceptado sobornos de varios millones".

11 de diciembre: El TAS mantiene la suspensión de Platini.

16-17-18 de diciembre: Blatter declara durante ocho horas en la sede de la FIFA ante el Comité de Ética. No hace declaraciones a su salida, pero poco después sus abogados emiten un comunicado en el que dicen que esperan "una decisión en su favor". Los abogados de Platini representan a su defendido ante la justicia interna de la FIFA, durante nueve horas. "Ya he sido juzgado, ya he sido condenado", afirmó Platini mediante una declaración leída por sus abogados.

21 de diciembre: Blatter y Platini son suspendidos por la justicia interna de la FIFA de toda actividad relacionada con el fútbol durante ocho años.

22 de diciembre: en una entrevista con la AFP, Platini dice que luchará "contra esta injusticia, de tribunal en tribunal", aunque admite que su imagen quedará en cualquier caso manchada.

7 de enero: "No me presentaré a la presidencia de la FIFA. Retiro mi candidatura", anuncia Platini al diario deportivo francés L'Équipe. "No tengo tiempo ni medios para ir a ver a los electores, para reunirme con la gente, para luchar con los otros. Retirándome optó por concentrarme en mi defensa", añade.

10-11 de enero: Blatter y Platini confirman que apelarán.

12 de enero: Los fiscales de la FIFA dicen que van a presentar una apelación a los ocho años de suspensión a Blatter y Platini, juzgando insuficiente esta sanción, al haber pedido una suspensión de por vida.

13 de enero: la FIFA anuncia el despido Valcke.

26 de enero: la FIFA oficializa cinco candidaturas para suceder a Blatter: el príncipe jordano Ali Ben Al Hussein (antiguo vicepresidente de la FIFA), el jeque Salman, el francés Jérôme Champagne (antiguo Secretario General Adjunto de la FIFA), Gianni Infantino, y el hombre de negocios sudafricano Tokyo Sexwale.

5 de febrero: África, con la confederación más numerosa de voces (54), da su apoyo al jeque Salman, que se postula desde entonces como principal favorito.

12 de febrero: Valcke es suspendido 12 años por la FIFA de toda actividad ligada al fútbol, pese a que sólo se habían solicitado 9 años para él.

15-16 de febrero: Platini primero, y después Blatter, son escuchados durante más de ocho horas por la Comisión de recursos de la FIFA.

24 de febrero: La cámara de apelación de la FIFA reduce las penas de Platini y Blatter de 8 a 6 años de suspensión.

26 de febrero: El italo-suizo Gianni Infantino es elegido presidente de la FIFA en el Congreso de la institución, por delante del jeque Salman, para un periodo de cuatro años. La FIFAaprobó también un bloque de reformas para intentar restaurar la credibilidad de la institución.

16 de marzo: La FIFA solicita a la justicia estadounidense recuperar "decenas de millones de dólares" de sus antiguos directivos perseguidos en los Estados Unidos, acusados de haber malversado más de 200 millones de dólares, según los documentos publicados este miércoles.

Además, basándose en la investigación estadounidense, acusa a Sudádrica de haber pagado 10 millones de dólares en sobornos, incluyendo al polémico antiguo vicepresidente Jack Warner, para la obtención del Mundial 2010.